Tiempo de lectura: 4 minutos

Cuando la originalidad, el talento, la creatividad y la técnica de dos grandes productores se une, el resultado es una obra de arte auditiva dividida en cuatro capítulos. A continuación, un más que merecido análisis.

Cualquier colaboración entre artistas es siempre enriquecedora. Las ideas y matices de cada uno complementan a las del otro para dar lugar a obras más carismáticas. La emoción de ver dos nombres juntos en el mismo tema y tratar de intuir qué estilo va a tener es una sensación ciertamente entrañable. Si a todo esto le sumas que uno de los nombres pertenece a un miembro de June Miller y que el otro es nada menos que el prodigio holandés Signal, la emoción se multiplica por decenas de miles. En este caso no nos ha hecho falta en ningún momento imaginar qué aspecto tendría este EP, pues ambos vienen avisando desde hace meses que están aquí para marcar la diferencia. Por si fuera poco, ya hemos podido disfrutar de esta combinación y deshacernos en elogios con su aún reciente remix a “I Saw You” de Black Sun Empire.

Bajo esta premisa es evidente que nos enfrentamos a un EP muy trabajado, con unas cotas de calidad superiores a la media del género. Las atmósferas están cuidadas con especial cariño y el nivel de detalle roza lo enfermizo, por no hablar de la exquisita nitidez de cada uno de los sonidos. El total de temas asciende hasta cuatro, siendo dos de ellos colaboraciones, uno de ABIS y el cuarto de Signal. Esta distribución tan peculiar contribuye a identificar el estilo de cada productor por separado y apreciar mejor el entrelazamiento de ambos. No os vamos a engañar, en este medio siempre escribimos en plural, pero desde la parcialidad de quién redacta. Y para quién escribe estas líneas este abrumador EP es su favorito en lo que va de año. Vamos con el análisis.

ABIS & Signal  – The Wall [feat. Tasha Baxter]

Nosotros siempre analizamos los temas en el mismo orden en el que son lanzados, por eso la pieza que da nombre al EP está situada en primer lugar, aunque reconocemos que habría sido más romántico dejarla para el final. En cualquier caso, esta es la obra magna del EP, donde el ingenio y la magia de los productores confluyen, cohesionados por una de las mejores voces del panorama actual. Además del piano, una desorbitante cantidad de subgraves, sonidos metálicos y vueltas de tuerca a la propia voz generan una atmósfera totalmente envolvente. A lo largo de los cuatro temas se repetirá esta práctica, de manera que las frecuencias graves llevarán el mayor peso a la hora producir un efecto ambiental. El primer drop, marcado en todo momento por un rapidísimo ritmo y un bajo oscilante, destaca también por sus cambios bruscos y su manejo magistral de la voz. El segundo, en cambio, se caracteriza por ser absolutamente imprevisible, llevándo a un ritmo halftempo todas las virtudes del anterior. Incluso la outro es digna de admiración en esta obra maestra.

ABIS & SignalGive and Take

La segunda colaboración es mucho más directa y agresiva que la primera. La carencia de una sección vocal y la pronta inclusión de elementos percutivos introducen una mayor sensación de velocidad. Toda esta aceleración desemboca en un drop donde el bombo brilla por su ausencia, ya que en su lugar nos encontramos con una serie de snares tonales que dotan al tema de una energía casi indescriptible. En la segunda parte  del drop entra por fin en juego el bombo, lo cual supone un giro muy refrescante en el ritmo que evita que el tema peque de ser repetitivo. El resto del tema sigue una estructura similar a la primera mitad, sin perder en ningún instante la esencia ni la nitidez que transmite desde su inicio.

ABIS – If U

Vamos ahora con los temas en solitario, donde se puede apreciar con claridad los elementos característicos que definen a cada productor. En el caso de ABIS, el rasgo más evidente es la complejidad y la rapidez de sus ritmos. Cada sonido ocupa exactamente el rango de frecuencias que debe ocupar, de manera que nuestro oído percibe cada uno de manera cristalina. Además, la intro es digna de una banda sonora, como también lo es la cálida y aterciopelada voz que otorga al tema una solemnidad admirable.

Signal – These Eyes

Llegamos al último tema y con él a la exhibición de Signal. De los cuatro, es sin duda la obra más experimental y agresiva, pero en absoluto desentona con la ambientación del resto del EP. Al igual que los anteriores, una sobrecogedora atmósfera centrada en las frecuencias graves envuelve nuestros oídos desde el primer segundo. La sorpresa llega en el drop, donde el jovencísimo productor retuerce su diseño de sonido hasta límites que solo él conoce, creando una sucesión de sonidos altamente distorsionados. Cabe destacar que en ningún momento desaparecen los sonidos ambientales de fondo y todos los elementos encajan increíblemente bien. Nos habría gustado escuchar este tema con una caja potente en lugar de un clap, pero eso ya depende de los gustos personales.