Tiempo de lectura: 2 min

El DJ inglés volvió a la capital más de 4 años después e hizo disfrutar de lo lindo al público con su característico drum & bass.

Después de tres fiestas consecutivas en las que tuvimos un cartel completamente formado por artistas nacionales en Twist Club, el elegido para volver a la senda de los internacionales fue ni más ni menos que Benny Page. El inglés es ya un veterano del ragga jungle drum & bass, subgénero que lleva por bandera allá a donde va. Lógicamente no solo Benny Page sería el encargado de animar la noche, ya que también contamos con los españoles Super Rush, Dangerousd y DPR.

Después del show de Dangerousd llegó el turno de DPR, el último artista antes de que saltara Benny al escenario. Como siempre hace DPR, nos trajo un set muy variado, pasando por la mayoría de géneros del drum & bass y con algunos mashups muy interesantes, con los que el público saltó y bailó a más no poder. Éste cerró el set con el ya conocidísimo “Bruises” de Fox Stevenson con el que animó hasta el propio Benny Page.

Era el turno del headliner de la noche, el gran Benny se puso a los platos y comenzó su set, que estuvo cargado del género ya mencionado antes. Es cierto que Benny es un DJ que no sale mucho de ese estilo en un sus sesiones, pero aún así también pudimos disfrutar de temas de otros registros como jump up. Aún así, el ragga jungle es un género muy del gusto de los asistentes y éstos lo dieron todo en la hora y media de sesión. Otro punto a destacar es el hecho de que sonara el remix de Benny L a “Police In Helicopter”,  -aparte de temas propios como “Turn Down The Lights” u “Pass the Kutchie”– que como muchos sabréis se lanzó a comienzos de año después de muchísimo tiempo sonando como unreleased, y que alcanzó un record histórico en Beatport; además, es un tema óptimo para una sesión como la de Benny Page. En definitiva, una sesión a la altura de lo que esperábamos por parte de un artista al que siempre es bueno ver por España.

Por último y para cerrar la noche tuvimos la sesión de Super Rush, DJ sevillano que hizo las delicias de los asistentes que aún tenían fuerzas para más. En conclusión, una gran noche que esperamos repetir pronto para que el drum & bass en la capital siga creciendo.