Tiempo de lectura: 5 min

Eastghost es uno de los productores más destacados de bitbird, y la verdad es que el mérito es bastante merecido. Con un talento musical innato y un estilo a la hora de producir muy peculiar, el norteamericano nos trae un álbum cargado de joyas musicales.

Alejaos de cualquier estereotipo musical y preparaos para sumergiros en el mundo de Eastghost. Aquí las melodías delicadas a la par que intensas, las vocales y los sonidos más minimalistas son los protagonistas. ¿Listos para entrar en el ambiente de “Mistery & Wonder”?

Eastghost – Masque
Cerramos los ojos. Nos encontramos en algún lugar remoto del mundo, sumergidos en el silencio de la noche. Aunque este silencio no durará mucho, ya que tras una serie de sonidos de animales, entra en escena una banda sonora digna de una película superventas. Un comienzo particularmente sentimental, que nos hace ver que este álbum se aleja por completo de cualquier estereotipo o estándar musical comercial.

Eastghost – Terrified
El comienzo de la segunda pieza del álbum casa perfectamente con “Masque”; de nuevo disfrutamos de una potente y completa banda sonora. Pronto experimentará cambios, con la introducción de una vocal masculina que será la protagonista del tema. Aparece en torno a la mitad “Terrified” un drop que sin llegar a ser future bass, desprende una escena cercana a éste género. Éste se prolongará a lo largo del resto de la canción, para terminar en una guitarra que nos deja un excelente sabor de boca.

Eastghost – Blind
Toca descubrir ahora la faceta más experimental de Eastghost. Con las mismas guitarras que terminamos la canción pasada, comenzamos “Blind”. Una guitarra que nos recuerda bastante a San Holo, dueño del sello por el que sale este álbum que como ya sabréis, está implementando en prácticamente todas sus nuevas canciones este instrumento, unido a sus shows en formato live. Pues bien, este tema es puramente sentimental; diferentes voces que se mezclan con diversos acompañamientos sonoros encargados de crear un ambiente muy melódico. De por medio, podemos apreciar diferentes instrumentos, tales como baterías, guitarras, pianos… ¡Una mezcla de sentimientos la que experimenta el productor norteamericano en este lanzamiento!

Eastghost – Magnolia
Calma. De nuevo nos encontramos ante la cara más experimental de Eastghost. Una pieza sin sobresaltos ni divergencias en cuanto a sonidos o estructura; de principio a fin una delicada vocal masculina acompañada de un ritmo pausado, puramente ambiental.

Eastghost – Washed
La esencia es bastante similar a la de “Magnolia”, aunque este tema suena más completo, en lo que a los temas que lo componen. Una evolución que continúa en la misma senda musical; sonidos puramente melódicos, vocales que crean un ambiente calmado… Música con un carácter sentimental muy fuerte.

Eastghost – Despair
Toca experimentar una pequeña subida de energía, aunque siempre bajo el estándar de las suaves melodías. Lo que comienza con un conjunto de voces puramente ambientales, rompe tímidamente en un primer drop que no llama excesivamente la atención. Pero calma, la adrenalina llena con el segundo y último drop; alcanzamos entonces el momento más enérgico del álbum hasta el momento. Bass music en estado puro, protagonizado por potentes percusiones que se entrelazan a la perfección con una decena de diferentes sonidos, mezclados como si fueran uno. Gran apuesta sin duda alguna la del productor norteamericano con “Despair”

Eastghost – Obscure Sorrows
Seguimos en la senda de la energía con una pieza que mezcla por momentos house con bass music. Esto sólo será momentáneo, ya que tanto al comienzo como al final son las voces ambientales las protagonistas al completo. Probablemente el tema con más tintes comerciales, lógicamente teniendo en cuenta que ninguno de los 12 se acerca al mainstream.

Eastghost – Two Notes
De nuevo volvemos al camino de la calma en forma de música. “Two Notes” está compuesta por un piano y la vocal masculina, la cual está presente en casi todas las piezas del álbum. Nada más; sólo la voz sintetizada acompañada de las notas de piano. ¡Simplemente cerrad los ojos y viajar por el mundo de Eastghost!

Eastghost – Waking Up pt. 2
Más de lo mismo
, con la diferencia de que aquí no se manifiesta en ningún momento la voz masculina. Piano y tímidos sonidos ambientales que crean un ambiente musical similar al que estamos experimentando a lo largo de todo el álbum.

Eastghost – Remote Viewing
Nos acercamos de nuevo al house, aunque en este track no se verá acompañado de otros géneros. “Remote Viewing” es una canción bastante bailable, que reúne todos los elementos posibles para ser un auténtico temazo. ¡Un toque diferente a este gran álbum!

Eastghost – As I Live & Breathe
Ahora viene la caña. De nuevo comenzamos con vocales ambientales, pero en esta ocasión esto sólo será un mero trámite… “As I Live & Breathe” acaba en un potente drop de melodic dubstep, que aunque no se corresponde con lo que estamos acostumbrados escuchar de este particular estilo, no deja queja alguna. El estilo de Eastghost llevado a un punto de adrenalina y potencia combinado con la esencia melódica de todo el álbum. ¡Una genialidad!

Eastghost – Smiling
Terminamos este gran álbum con el que probablemente sea el mejor track del mismo. “Smiling” reúne la esencia de “Misery & Wonder” en 9 minutos de pura gloria. Lo que comienza con vocales y sonidos ambientales irrumpe en un enérgico drop que nos deja boquiabiertos. Es de las pocas veces que hemos visto llevar a Eastghost su peculiar estilo a estos niveles, ya que estamos acostumbrados a que principalmente componga temas pausados y muy melódicos. En “Smiling”, sin alejarse de esas bonitas melodías, lleva su sonido un punto más por encima.

Aquí termina nuestro particular análisis de “Misery & Wonder”. 2 años de trabajo que han dado un resultado admirable. Esperemos que disfrutéis escuchándolo tanto como nosotros analizándolo. Seguiremos muy de cerca la trayectoria de este talentoso productor, que ha demostrado con este trabajo tan consolidado que tiene muchas ganas de revolucionar la industria musical. ¡Vaya 12 joyas!