Lady Gaga nos invita a su nuevo mundo, Chromatica

El nuevo álbum de Lady Gaga recupera a aquella artista que nos ganó con su enérgico pop electrónico a pesar de haber perdido su faceta pionera

El lanzamiento del último álbum de Lady Gaga ha sido algo que muchos estábamos esperando. Ya no es solo por tratarse de una de las principales game changers del pop de la última década, si no porque es la primera vez que podemos oír a la artista americana volver a un sonido electrónico ella misma acuñó en el panorama desde que en 2013 presentara el extrovertido “Artpop”. Pero esta no ha sido la última pieza de música que la artista ha lanzado, ni tampoco el único proyecto. 

Su álbum colaborativo de jazz con la leyenda Tony Bennet “Cheek To Cheek”, el orgánico “Joanne” o la BSO de “A Star Is Born” no han hecho más que afianzar la polivalencia de Gaga y lo grande que es como artista, y esto sin tener en cuenta que en los mismos años ha desarrollado una popular empresa de maquillaje, elaborado un espectáculo residido en Las Vegas, fundado su propia ONG para personas del colectivo LGTB+ sin hogar, ganado un Oscar por la mejor canción y sido nominada a la mejor actriz el pasado año.

Centrándonos en lo estrictamente musical y en la actualidad, los discos anteriormente mencionados no dejan de ser proyectos que la alejaban del arquetipo de estrella del pop pionera que había desarrollado desde los inicios de su carrera, que al final ha sido también el que la hizo atraer masas de seguidores. En su séptimo álbum de estudio “Chromatica”, Germanotta regresa a la esencia electrónica sin miramientos, dejando a un lado baladas e inyectando energía ininterrumpidamente.

Lo que sí diferencia a “Chromatica” de otros de sus LPs es que esta vez parece mirar más hacia atrás que hacia delante, lo cual creemos se desajusta con la imagen futurista y extra-terrestre que nos están vendiendo de él. Lady Gaga siempre ha actuado como una excavadoras que abría el camino a artistas venideros para emular sonidos que ella misma establecía como corriente. Sin embargo, ahora nos encontramos con un álbum que por un lado parece utilizar el house en varias de sus flexibles facetas como espina dorsal de sus 16 tracks, con alguna que otra alusión a la música dance o big room cuyo punto álgido se localiza un lustro atrás y que a día de hoy ya está algo chamuscado.

La principal persona que ayudó tanto a Gaga como a decenas de artistas a desarrollar su sonido particular fue RedOne, probablemente uno de los productores más importantes de la pasada década y que trabajó con ella en su época “The Fame” y “Born This Way”. Más tarde, unos jóvenes y atrevidos Zedd y Madeon aplicaron su cóctel de complextro y electro a “Artpop”, el trabajo más experimental de la artista. En “Chromatica”, Lady Gaga ha tenido un equipo de producción maduro que va desde Tchami hasta Bloodpop, pasando por Axwell, Klahr, Ingrosso, Boys Noize o BURNS. A pesar de ser un numeroso elenco, todos ellos han conseguido de una manera bastante efectiva mantener la esencia de lo que es Lady Gaga como artista coordinadamente con las melodías escritas por ella misma.

Parece que el primer track tiene la función de presentar e introducirnos en el mundo de Chromatica en una transformación de la artista en Alicia buscando El País de las Maravillas. “Alice”, que al igual que cortes del mismo tercio del disco como “Fun Tonight” o “Free Woman” utilizan sonidos de pop sintético unificados a elementos progresivos y dance.

En la primera mitad podemos encontrar colaboraciones con artistas actualmente igual de mediáticas que Gaga como el último single “Rain On Me” con Ariana Grande o “Sour Candy” junto a BLACKPINK, pelotazos que buscan el house más bailable que nunca pasa de moda y puede hacernos vibrar sin ningún esfuerzo.

Tracks como el co-producido por Madeon y Bloodpop “911” “Plastic Doll” nos llevan a los primeros años de la artista con ciertos sonidos o actitudes vocales, así como “Babylon”, el glorioso cierre que interpola poderosos acordes de piano, coros góspel y un saxofón que parece ser desempolvado después de haberse guardado tras grabar “The Edge Of Glory”. 

El último tema que vamos a destacar y ha sido uno de los mejor recibidos especialmente por la comunidad electrónica es la colaboración con la leyenda Elton John“Sine From Above”. Bloodpop, Axwell, Burns, Klahr, LIOHN y Rami Yacoub han unificado sus habilidades en este tema multifacético de vocales inspiradoras y drops rebosantes de esoterismo que finaliza con una chocante outro de drum and bass que asciende también bpms, un giro inesperado proveniente de una artista que no acostumbra a dar giros inesperados. Mención aparte merecería el hecho de que alguien como Elton, un pionero en su época, siga queriendo permanecer como un artista actual rodeándose de las producciones más modernas.

Ya puedes escuchar “Chromatica” al completo a continuación:

Total
0
Shares
Prev
Scantraxx quiere continuar su legado con ”Carbon”, su nuevo subsello raw

Scantraxx quiere continuar su legado con ”Carbon”, su nuevo subsello raw

El clásico sello hard ha destinado un nuevo espacio al rawstyle debido a la

Next
Descubriendo a: RavenKis

Descubriendo a: RavenKis

RavenKis, productor francés, ha sido uno de los grandes exponentes del

You May Also Like

¡Entérate de todo el primero!

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de todo antes que nadie. Prometemos que no vamos a ser pesados.