El proceso en un artista, en su comienzo, se acerca un poco más a lo underground y que por lo general acaba afiliado al comercial y/o mainstream. Pero el caso de Oliver Heldens, es justamente al revés, o eso parece ¿no?

Aprovechando su ultimo remix, a la colaboración estrenada hace bastante poco, One Kiss de Dua Lipa y el productor Calvin Harris. Seguimos viendo como el proceso de Oliver Heldens hacia su lado más underground y oscuro está cada vez mas interiorizado en todas sus canciones. Ya no solo con su aka HI-LO, -creada expresamente para poder crear música mas de este tipo-, si no que ya con su principal faceta, está cada vez tornando a más en ese estilo. Por una parte es controversia, porque a algunos les encanta la versión HI-LO de Oliver, y su cohesión con este lado les está haciendo pareciendo lo más acertado. Pero y para los que le conocimos en su etapa mas comercial bailable, ¿En qué lugar nos deja? También, esto es hablar por hablar, nunca sabemos lo que se cierne por la cabeza de un artista ni que camino puede tomar en determinado momento.

Si es cierto que los primeros trabajos de Oliver Heldens son los que mas huella siguen haciendo en la gente que descubre su música, y lógicamente para los mas nostálgicos, “Pikachu” por ejemplo fue un single con el que el holandés empezó a colarse en la escena, luego vinieron su grandes éxito “Koala” o “Gecko”. Está claro que esta última es la obra por excelencia de éste y el single que más reproducciones y fieles tiene.

Sus siguientes trabajos fueron enganchando a la gente, su música era pegadiza, bailable y transmitía un buen rollo impresionante. Era adictiva. “Waiting”, “Bunny Dance”, o su edit a “A Lot Like Love”, y todo ese sin fin de exitazos que éste nos ha ido proporcionando a lo largo de su carrera.

Pero algo en la carrera de este cambió, vimos a poco a poco como iban apareciendo sus lados más oscuros “THIS” junto a Sander Van Doorn, es un claro ejemplo de ello. O lo más importante y lo que creemos que cambió un pocos su visión. La aparición más bien creación de su aka HI-LO. Con ella pudimos ver el lado más underground, y oscuro del productor holandés, y no solo en sus producciones. A menudo en sus sets había división entre el publico por los ratos en los que este decidía pinchar música y repertorio afines a su otro aka.

Lo que si es cierto es que, su estilo se ha visto influenciado, y por supuesto que nos sigue deleitando con grandes singles afines a sus inicios como el remix a Katy Perry en “Chained To The Rythm”. Pero lo cierto es que desde “Good Life” en adelante, las producciones de Oli se están convirtiendo un poco en una mezcla de sus dos egos. Incluso llegando a ser más oscuras de lo que algunos esperan, y que a otros les fascina.

La pregunta es obvia, ¿Está Oliver Heldens en busca de un sonido más underground para quedarse o solo para experimentar? ¿Volveremos a disfrutar de exitazos como “Gecko (Overdrive)” o “Good Life”?¿O por el contrario seguirá la linea Hi-lo durante un largo periodo?