Tiempo de lectura: 4 minutos

El grupo inglés junta pasado y presente con su nuevo álbum demostrando que siguen teniendo cuerda para rato

Más de veinticinco años dedicándose a la música dan muchísimo que hablar. A día de hoy, es difícil que no hayas escuchado alguna vez alguna canción de The Prodigy, ya que en la actualidad hay decenas de versiones de todos sus grandes éxitos. Difícilmente no hayas escuchado nunca esa voz que te dice “I’ll take your brain to another dimension”. O seguro que habrás escuchado la famosísima melodía de “Vodoo People”. No estamos hablando de un grupo cualquiera, estamos hablando de historia viva de la música electrónica.

The Prodigy han sido los precursores del breakbeat a nivel mundial y siguen siendo los máximos exponentes de este género. Aun así, este género tuvo su etapa más dulce a principios de los 2000, siendo uno de los géneros electrónicos que más auge tuvo en el sur del país, donde aún se sigue escuchando actualmente.

Desde que se formó la banda hasta estos tiempos, han compuesto una larga lista de canciones, de las cuales varias se han convertido en verdaderos himnos de la música electrónica. Con seis discos más a sus espaldas, vuelven a la carga este año con “No Tourists”, demostrando así que no se les puede dar por muertos.

Una de las particularidades de este nuevo álbum es la mezcla de sus sonidos de siempre, junto a otros más actuales. Gracias a eso, crean así esa unión entre pasado y presente para llegar a todos sus fans, que no son pocos. La enorme característica que les diferencia de muchos otros, es la integración de sintes y sonidos electrónicos a su música. Un elemento extra que les ha convertido en lo que son hoy en día.

Pero dejémonos de historia, vamos a lo que realmente importa. ¡Que suene la música!

Need Some1
Una buena forma de comenzar es lanzándonos a un sonido oldschool, compuesto por una base rítmica de rap con una melodía enérgica, que parece que en cualquier momento va a explotar en un drop de drum & bass. “Need Some1” es una buena forma de experimentar con sus sonidos de toda la vida.

Light Up the Sky
Aquí ya no nos andamos con tonterías. Hemos venido por el breakbeat. Con “Light Up The Sky” nos encontramos con un sonido mucho más renovado, con las conocidas voces “pitcheadas que acostumbra a usar el grupo inglés. Melodía alegre con un drop fanfarrón. La cara y la cruz de la moneda.

We Live Forever
De “We Live Forever ya hablamos en nuestro Selection 110, y sinceramente, nos encanta. El puro sonido de The Prodigy de toda la vida, ni más ni menos. Lo que hizo grande a este conjunto. Posiblemente el track con más papeletas de entrar en el olimpo de los himnos de este grupo, al nivel de “Omen” o “Smack My Bitch Up”.

No Tourists
Llegamos al tema emblema. El que lleva el nombre del álbum. Los BPM bajan y se abre paso la voz de Keith Flint, la voz principal del grupo. La batería toma gran parte del peso, marcando un beat con mucha presencia, mientras que la melodía principal se mantiene con un loop bastante lúgubre.

Fight Fire with Fire (feat. Ho99o9)
Fight Fire With Fire” es el tema ideal para gritar en los próximos conciertos de The Prodigy. El remedio perfecto para sacar toda la rabia acumulada es ponerte este track y dejarte el aliento. Si no te dan ganas de dejarte la voz mientras lo escuchas, este disco no es para ti.

Timebomb Zone
“Tic tac, tic tac”. El sonido de un reloj nos abre paso hasta el drop de “Timebomb Zone”. Energía pura a través de una percusión cañera y un bajo contundente, al que le acompaña una voz aguda. La receta ideal para un buen “partepistas” de breakbeat con el sonido característico de siempre. La clave del éxito es bien sencilla.

Champions of London
¿Quién dijo que no habría drum & bass en este álbum? Estamos hablando de un grupo inglés, y no hay nada que represente más a Inglaterra (en cuanto a música electrónica) que el drum & bass. Pero The Prodigy lo lleva a su terreno, sacando un sonido mucho más gamberro. Si cierras los ojos, posiblemente tu mente te traslade a una carrera nocturna a toda velocidad, a lo “Fast & Furious”.

Boom Boom Tap
Hora de seguir el ritmo. “Boom Boom Tap”, a ritmo de bombo y palmas nos sigue manteniendo en esa energía y sensación de velocidad que mantiene “Champions of London”. Los ingleses no se han reservado nada en este álbum, y con esto ya nos lo dejan más que claro. The Prodigy ha vuelto por todo lo alto.

Resonate
Nos acercamos al final. Hora de bajar las pulsaciones con “Resonate”. Volvemos a un sonido más actual, con una melodía ascendente y un drop repetitivo, acompañando esa mezcla característica de voces graves y agudas que tienen como marca de la casa. Un tema bastante simple en comparación a los demás, pero no por ello queremos decir que sea peor. A veces la clave está en la sencillez.

Give Me a Signal (feat. Barns Courtney)
Como si de un concierto se tratase, una última pista donde lo dan todo. “Give Me a Signal” es junto a “Fight Fire With Fire” un tema hecho para gritar hasta quedarte sin aliento, pero también le acompaña un sonido ácido con una melodía hecha para darlo todo en pleno concierto.

Y aquí llegamos a la peor parte, donde nos damos cuenta que el álbum sólo consta de diez temas y nos deja con muchísimas ganas de más. De todas formas, “No Tourists” es la clara demostración de que, aunque lleven más de dos décadas dedicándose a la música, siguen teniendo la misma energía que el primer día.

Esperamos que hayas disfrutado tanto como nosotros de este enorme álbum, y que no te canses de escucharlo, porque algo así vale la pena ponerlo en bucle hasta la saciedad.

Y por supuesto, ¡aquí te dejamos la playlist de Spotify con todos los temas para que los escuches seguidos sin interrupciones!