Analizamos el Ultra Taiwán 2020

Tiempo de lectura: 4 minutos.
Guardar artículo

El pasado fin de semana el mundo de la electrónica mundial resurgió de sus cenizas en el estado chino de Taiwán. Donde miles de personas pudieron disfrutar de algunos de sus DJs favoritos, algo que actualmente parece extraño e, incluso, ilegal en el resto del planeta.

Parece algo pretérito, pero no. Podemos decir que estamos de suerte ya que el hecho de que se haya celebrado un festival tan multitudinario en las circunstancias actuales es un ápice de esperanza al que nos debemos de agarrar. Aunque tenemos que tener cierta prudencia debido a las diferencias coyunturales que existen en el país asiático con la media mundial, en lo que a la COVID-19 se refiere.

Permitidme que antes de detallar lo ocurrido en Ultra Taiwán pongamos en contexto la situación actual de la característica isla china. Centrándonos únicamente en las cifras, si hay un país que ha marcado las diferencias de cómo se tienen que hacer las cosas ese es China. En concreto, en la isla de Taiwán, las cifras totales de casos positivos de COVID-19 ascienden a 605 y únicamente 7 fallecidos. Números describen la situación positiva de la región y avalan el hecho de que se puedan celebrar determinados eventos que en el resto del mundo parece imposible.

Se ha de puntualizar que este no ha sido el primer evento que se ha celebrado una vez controlada la pandemia en la isla china. A principio de septiembre se celebró, también en Taipéi, el S2O Taiwán con artistas como Mike Willians y Danny Ávila. Sin duda fue una prueba de fuego para la posibilidad de que se pudieran celebrar otros eventos en la región.

Entrando en materia, tuvieron que transcurrir más de 8 meses para que los amantes de la electrónica pudiéramos disfrutar, la mayoría vía streaming de un evento a gran escala, como los organizados por la discográfica y promotora yanqui. Parecía una broma cuando hace poco más de un mes, a principios de octubre, Ultra anunciaba la celebración de una nueva y exclusiva, dadas las circunstancias de pandemia, edición de Road to Ultra en el continente asiático.

Aunque el desarrollo de múltiples dj set, muchos de gran calidad musical o escenográficamente hablando, es de reseñar y aplaudir el hecho de que se haya realizado un evento musical con asistentes de forma física. Si hay algún fundamento del que se tiene que sostener el concepto actual de música electrónica ese es el público. En Tapéi el sábado se reunieron cerca de 20.000 personas.

Con respecto al line up lo debemos de clasificar de variado y limitado, con nombre como Alesso, Vini Vici, Kayzo y Slander. Un elenco posiblemente condicionado por las restricciones a la movilidad existentes y los tiempos de cuarentena que se deben de pasar en gran parte del globo. Es, sin duda alguna, una proeza digna de admirar que con todas las restricciones vigentes la organización haya sido capaz de organizar y ejecutar un evento de tales magnitudes. Capacidad al alcance de Ultra y unos pocos.

Algo que realmente llama la atención es el hecho de que en el streaming pudimos percatarnos que muchos de los asistentes, sino la gran mayoría, no portaban mascarilla y se carecían de distancia social. Como si de una realidad paralela se tratase, el evento trascurrió con total normalidad mientras la mayoría de los espectadores no salían de su asombro y así lo expresaron a través de las redes sociales. Aunque esto solo fue una simple apariencia ya que obviamente si existieron determinados controles a la entrada del festival, como ya detallaba la propia organización en su web.

Al igual que en su momento los organizadores del Ultra Taiwán tenían su mirada puesta en el transcurso del S2O Taiwán, ahora es la escena mundial la que observa a Ultra. Debemos de ser cautos a la hora de sacar conclusiones precipitadas, ya que hay demasiados condicionantes que no conocemos, además de que aún debemos esperar unos días para conocer si realmente el evento ha sido todo un éxito en materia sanitario, musicalmente ya lo ha sido.

Lo que sí es un hecho es que los promotores chinos han dado con la clave de cómo y de qué manera se tienen que desarrollar este tipo de eventos en la actualidad, por lo que se convierte en más que una obligación que exista cierto deber de responsabilidad de cooperar con el resto de promotores del mundo en aras a salvar a un sector que se encuentra en una situación crítica.

Total
2
Shares
Prev
Enamour nos muestra su faceta más oscura en su nuevo EP “Reality is Poison”

Enamour nos muestra su faceta más oscura en su nuevo EP “Reality is Poison”

Tiempo de lectura: 2 minutos

Next
Gentlemens Club ponen a Deadbeats en todo lo alto con “Bones”

Gentlemens Club ponen a Deadbeats en todo lo alto con “Bones”

Tiempo de lectura: 3 minutos

You May Also Like