Tiempo de lectura: 3 min

La cantante y actriz canadiense Carly Rae Jepsen sigue mostrando que es una gema con partes sin pulir manteniendo su esencia neo-ochentera pasada por un filtro de glamour

Aunque esto sea sorpresa de algunos, la cantante y compositora canadiense Carly Rae Jepsen tiene una carrera musical elaborada fuera del meme de “Call Me Maybe” que la perseguirá toda la vida. Bueno, más que tener una carrera, por qué no decirlo, es una de las estrellas del pop mejor alabadas por la crítica a nivel internacional especialmente después de que la artista lanzara en 2015 “E·MO·TION”, el cual, aunque fue el que le ha abierto más puertas a un nuevo público, era ya su tercer álbum de estudio.

4 años más tarde y después de un también impresivo EP de descartes “E·MO·TION Side B” la artista nos trae “Dedicated”, un largo en el que comienza a distar de su trabajo anterior pero deja lo suficiente de su esencia para seguir brillando y evolucionar como artista. Mientras que “E·MO·TION” destaca por su efecto de euforia de pop sintético generalizada, Jepsen mantiene en su nuevo disco ese sentimiento de grandiosidad en los momentos justos. Sin embargo, el sonido ochentero que fue otro de los grande puntos fuertes del álbum se mantiene metamorfoseado en synths con más glamour y un mayor apoyo instrumental, el cual muchas veces es un bajo que ayuda a impulsar un cierto sonido disco/funk, o como ha descrito la propia artista “chill disco”.

Una de las cosas buenas que todo esto ha traído es el hecho de que ahora es la propia Carly Rae Jepsen la que sobresale en lugar de los llamativos sonidos que utilizaba, y esta desnudez vocal deja entrever en algunos momentos del álbum que la inocencia inicial que se podría percibir en otros trabajos puede bajar tu guardia para seducir como ocurre en tracks como en la psicodélica “Everything He Needs”. En sus primeros cortes “Julien” o “No Drug Like Me” podemos comprobar resumidos varios de los puntos recién mencionados, temas en los que en la que la canadiense mantiene el upbeat electrónico pero utilizando el magnetismo de su propia voz, bien entre chasquidos elegantes o incluso atravesando un autotune.

Probablemente “Now That I Found You”, el tercer tema de “Dedicated”, sea el primero que llame la atención de cualquiera que no conozca el repertorio de esta artista. El segundo single en el que se rodea de gatos en su videoclip es el perfecto ejemplo de que aún no quiere deshacerse del todo de su anterior sonido, y es aquí donde perduran las explosiones de sonido y el optimismo más característico del mencionado. Parecía que le daba miedo quitarse esa “vestimenta” ya que el primer adelanto de esta nueva era “Party For One”  con el cual cierra el disco también es del estilo, pero con su último elección “Too Much” vemos que se empieza arriesgar a mostrar nuevos sonidos al público general, y aunque haya sido usando un track con el patrón de ritmo latino, este está bien adaptado a la estética de la cantante.

Hablando de percusión, nos ha sorprendido la divertida fusión que encontramos en temas como “Want You In My Room”, en la cual se incluye también coros robótico y un sonido guitarrero muy característico o “For Sure”, la cual progresa desde unas palmas a la española a un combo de metales, bombos y beats melódicos. Y por último, dentro del disco podemos encontrar muchos otros himnos pop que la cantante ha sabido adaptar a su nueva era como lo son “Happy Not Knowing”, la guiada por piano “The Sound”, “Feels Right” y su espíritu soul/funk o la vibrante y soleada “Real Love”. Ya puedes escuchar a continuación el nuevo álbum de Carly Rae Jepsen, “Dedicated”, en su totalidad: