Wade encabeza la rebeldía del tech-house en la capital andaluza

El pasado sábado estuvimos en la primera edición de We Are Rebels. El Auditorio Rocío Jurado fue el lugar ideal para reunir a más de 10.000 amantes del tech-house.

Sevilla es una de las ciudades con más actividad musical de nuestro país, pero bien es cierto que en cuanto a tech-house/techno, no hay festivales más allá de los que organiza El Row. La Sala Cosmos y su cultura clubbing se encargan de traer grandes artistas a la capital andaluza, pero se echan en falta eventos de este calibre.

Pues bien, We Are Rebels llegaba para suplir ese hueco, y la realidad es que el resultado final ha sido bastante positivo. ¡Esta es nuestra experiencia en We Are Rebels!

Las 14 horas de evento eran el plato fuerte del festival. El problema estaba en que Sevilla y en estas fechas comenzar a las 12 de la mañana en un recinto sin techo es en cierta manera un handicap. De hecho se notó bastante porque el público no comenzó a entrar hasta aproximadamente las 5 de la tarde, cuando estaban sobre el escenario Aivan Cabrera y Bony Stuche.

De hecho, era curioso ver como el público se adaptaba a las zonas de sombra que el sol daba conforme atardecía, ya que el calor era aún notorio.

Este último b2b del festival hizo su función de warm up. Tech-house más de ambiente que contundente. El público comenzaba a entregarse al show y eso fue algo que ambos deejays agradecieron al final del set.

Seis de la tarde, turno de Carlos Chaparro. Poco a poco se notaba ya como la temperatura acompañaba y los asistentes comenzaban a hacer acto de presencia en el Auditorio. El extremeño puso un ápice más de caña en una sesión bastante completa. En definitiva, se notaba que estábamos en pleno calentamiento para lo que se vendría mas tarde.

Richi Risco nos ofreció un espectáculo al que no le ponemos ninguna pega. Su set viajó desde el tech-house más oscuro al más melódico pasando por temas con toques ochenteros plagados de vocales y ritmos pegadizos. Un gran show que se alargó más de lo esperado, ya que por algo que desconocemos Wade no comenzó hasta casi las diez de la noche, una hora más tarde de lo que se estipulaba el horario.

El artista más esperado de la noche llegaba, aunque no de la forma que debía. Aquí se vivieron los momentos más descafeinados; Wade comenzó 45 minutos tarde, algo fallaba en la mesa de mezcla… Y cuando parecía que todo iba bien, se cortó la música de repente. Por suerte el equipo del festival lo arregló en prácticamente segundos, y pudimos disfrutar del resto de su show por todo lo alto.

Este vídeo es una muestra de la polivalencia de su sesión; aquí tenemos la voz del gran Rubio de Pruma -en la colaboración que lanzó con SFDK en su álbum Redención- mezclada con un tema contundente de tech house. ¡Sobran las palabras!

El cariño entre público y artista se palpaba en el ambiente. Una conexión que hizo que todos los asistentes viviéramos algo especial. Además los seres queridos del sevillano estuvieron acompañándole en el escenario, lo cual hizo que para Wade el show fuera aún más hogareño. Pinchaba en su ciudad con su familia y amigos acompañándole. Probablemente una de las noches más especiales que recordará el artista en mucho tiempo.

Por supuesto sonó en la recta final del set el “Por Ejemplo”. El Auditorio Rocío Jurado y los asistentes disfrutaron de uno de los momentos más especiales de todo el festival, o al menos de los más esperados.

Para cerrar la noche, entraba finalmente en escena Raúl Pacheco, un artista que cuenta con seguidores por todo nuestro país. El auditorio seguía lleno y el cierre del festival fue sencillamente brutal. Un set muy contundente el que nos ofreció el extremeño, que enloqueció al público de principio a fin. ¡Energía en estado puro!

Aquí termina nuestro paso por la primera edición de We Are Rebels. En cuanto a la organización todo más que correcto; dos barras a cada lado, un puesto de comida que vendía hamburguesas y perritos, e incluso un stand que vendía merchandising de la marca de ropa Unreleased Electronic Wear.

Quizás lo único negativo estaba en que el sonido retumbaba en cierta manera por la zona trasera de la pista, aunque esto se debía más bien a la infraestructura del Auditorio que al propio festival en sí. No hubo colas ni aglomeraciones, y tanto los aseos como el punto de servicio médico muy accesible y bien señalado. Además, la seguridad no era notoria en el festival.

Una muy buena toma de contacto de un festival que esperamos que tenga próximas ediciones, tras cosechar una muy buena primera edición. ¡La rebeldía ha llegado para quedarse en Sevilla!

Total
0
Shares
Prev
Monthly Pop: Septiembre 2019

Monthly Pop: Septiembre 2019

Posiblemente este mes haya sido el más fructuoso en cuanto a cantidad de buenos

Next
Loud Cave News (23 Sep. – 6 Oct.)

Loud Cave News (23 Sep. – 6 Oct.)

Después de 2 semanas volvemos a la carga con más noticias

You May Also Like

¡Entérate de todo el primero!

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de todo antes que nadie. Prometemos que no vamos a ser pesados.