Uno de los principales y más veteranos estandartes del colectivo Anjunabeats acaba de estrenar el álbum de estudio en el que lleva trabajando los últimos años de su carrera.

Todo se le fue retrasando a Ilan Bluestone, veterano productor perteneciente a Anjunabeats, en lo que se refiere al lanzamiento de su primer álbum de estudio, “Scars”, que nos ha llegado esta misma semana después de anunciarlo hace casi un año. Si bien el londinense lleva bastante tiempo en escena brillando gracias a sus joyas trance como “Bigger Than Love”, lo más cercano a un LP que había hecho Ilan hasta ahora fue encargarse del mixing de uno de los famosos recopilatorios del sello de Above & Beyond, “Anjunabeats Worldwide”, papel que solo se le encarga a algunos de los máximos estandartes de la mencionada discográfica.

Que alguien que lleva tantos años en el mercado no se haya atrevido a lanzar un LP hasta ahora es porque obviamente ha sido algo que ha querido hacer con tiempo, cuidado y cariño, y efectivamente, el resultado con el que se ha presentado Ilan al mercado de los álbumes ha sido muy notable. En “Scars”, el inglés no solo deja una idea bien plasmada de lo que quieren representar él y sus producciones, sino que lo complementa aludiendo en algunos momentos a sonidos que ha llevado más en años anteriores y además presenta alguna apuesta arriesgada e inesperada como comentaremos a continuación.

El estilo más en común que encontramos en este LP es el trance al que nos tienen acostumbrado muchos de los miembros de Anjunabeats, un sonido que a la vez de ser potente en los drops, parece transpirar para crear unos ambientes y atmósferas poco densos que en conjunto transmiten ese sentimiento uplifting al que es tan difícil acceder pero este artista transmite de maravilla. Uno de los trucos que usa Ilan para conseguir todo esto es el producir un gran contraste entre lo que son los versos y los estribillos de las canciones. Así, en los primeros los protagonistas suelen voces delicadas, producciones fluidas y aderezadas con algún apoyo en instrumentos -especialmente cuerdas que arropan a las melodías-; mientras que los drops gozan de una energía muy grande a la cual contribuye en mayor medida los sonidos electrónicos de los sintetizadores y los fuertes ritmos.

Algunas de las canciones de “Scars” como “Noa” o “Will We Remain?”, en la cual colabora con su compañero de sello Maor Levi, parecen tener varias personalidades, y mientras que en una primera parte tiene unas texturas principalmente rítmicas, la segunda mitad de la canción es guiada por melodías para que al final se encuentren todos los elementos en el drop final. Esto es algo a lo que este artista tiende mucho, y es algo a destacar porque te ayuda a ver cómo una misma idea puede tomar diferentes direcciones en función de cómo la moldees.

Como hemos comentado antes, Ilan nos ha preparado también para este LP alguna sorpresa arriesgada, y como toda apuesta esto es algo que te puede salir bien o mal. En el caso de “Rival”, que presenta alguna influencia del electro o la brillante “Guru” cuyas melodías orientales nos enseñan el lado más cercano a Odesza del inglés, ha logrado tener resultados positivos. Sin embargo, la apuesta de sonido más comercial de Ilan junto al vocalista Giuseppe De Luca en “Cosmic Feeling” es decepcionante cuanto menos, usando unos sonidos ya bastante machacados y que no aportan nada nuevo al panorama.

Un último apunte que hacer con respecto al álbum es que tiene un buen número de colaboraciones a nivel de la producción. Todas estas han sido con compañeros de Ilan de la discográfica, lo cual no es para tirar en cara pues todos son productores con un gran talento (Maor Levi, Koven, Sunny Lax) con los que probablemente Ilan guarde amistades especiales y les haya querido hacer partícipes de su gran proyecto. Juntos han conseguido algunos de los mejores temas del álbum como son “43 + 86 = 129” o el ya mencionado “Will We Remain?”, sin embargo lo que ocurre a mi parecer es que los estilos de estos artistas tienden a ser bastante parecidos y no logran complementarse en los tracks sino sumarse. Por ello tal vez hubiera sido una buena idea buscar colaboraciones que aportasen colores nuevos a las producciones de Ilan que, con las que también podría haber arriesgado o tampoco tenían por qué haberse ido mucho de su sonido habitual (solo hay que escuchar los dos rompepistas que tienen Jason Ross junto a Seven Lions). Asimismo, ser productor y usar un mismo vocalista hasta en 5 ocasiones es algo que a no ser que este tenga una magia muy especial (lo cual para este redactor no es el caso), también puede cambiarse para variar un poco los elementos de las canciones.

Recopilando todo lo mencionado, concluimos con que “Scars” ha sido un álbum por el cual sí ha merecido la pena esperar, que incluye muchos tracks buenos y nuevos del productor inglés y que, aunque mirado más al microscopio podría llegar a ser mejor, el resultado que ha tenido el proyecto a nivel global es notable. Ya puedes escuchar el álbum al completo pinchando a continuación: