Ralphie Choo brilla en “SUPERNOVA”

El cantante y productor Juan Casado lanza un álbum debut repleto de riqueza sonora que, más que el fin de una estrella, simboliza el nacimiento de una

Estrenarte con un proyecto de larga duración titulado SUPERNOVA es, como mínimo, ilustrativo. Lo que diré a continuación es, también, bastante obvio, pero introducirse en el panorama con un trabajo cuyo título simboliza la fase final de la vida de una estrella, caracterizada por una gran explosión repleta de luminosidad y energía es, como mínimo, esclarecedor. Aunque no del todo, porque de maximalista y brillante Ralphie Choo tiene de sobras, pero de final de su ciclo vital –o artístico– más bien poco, sino todo lo contrario.

Ralphie Choo SUPERNOVA
Portada “SUPERNOVA” de Ralphie Choo

El joven de 23 años tampoco nos pilla por sorpresa. Ha ido dejando algunas migas durante estos últimos meses de lo que estaba por venir, y menudas migas. Nos hemos puesto las botas, pero sin saberlo aún quedaba el plato final. También lo anunciaba Pitchfork cuando seleccionó uno de los adelantos de su álbum debut, ‘BULERÍAS DE UN CABALLO MALO’, como “Mejor nuevo tema” en el momento de su lanzamiento. Un sencillo que juega con infinidad de recursos como ad-lips, palmas que simulan una bulería, un arpa, una moto, coros agudos, cajas y bombos que dan forma a una canción etérea influenciada por el flamenco, el R&B y la electrónica en la que Ralphie se luce, además de en la producción, en la parte compositiva.


Le siguieron la pista los demás adelantos que le sucedieron (idónea elección si nos preguntan): ‘TANGOS DE UNA MOTO TRUCADA’, que estrenó en A Colors Show convirtiéndose en uno de los pocos españoles que aparece en el canal berlinés, menos aún sin disco publicado. Si no fuese suficiente lo de Pitchfork, esta aparición acabó por confirmar que Ralphie Choo está más que ubicado en el panorama internacional. En este tema vuelve a remolonearse en ideas diversas y aparentemente inconexas sobre el amor y el deseo tan características de su primer álbum bajo una sonoridad que lidera el piano, instrumento también fundamental en SUPERNOVA, junto a sonidos experimentales y flautas traveseras.


‘GATA’ fue el siguiente adelanto, un reggaeton melódico que juega con el piano, las velocidades y la distorsión de los sonidos para seducirnos junto a rusowsky y sus coros apitufados, otra seña de identidad del larga duración. Lo que no esperábamos era que ‘MÁQUINA CULONA’ junto al productor británico Mura Masa le siguiese. Un verdadero hit que vuelve a subrayar su nombre en el mapa en un corte que recurre de nuevo al palmeo en una cumbia hedonista que no escatima en utilizar bocinas, soplidos, bombos, vientos, acordeones e incluso gemidos.


Y, por último, vino ‘VOYCONTODO’, escrita y producida por el propio artista en la que se sincera al cantar sobre darlo todo por alguien. En esta ocasión utiliza una guitarra acústica junto a los recursos habituales de su disco: ad-lips, coros, sonidos electrónicos distorsionados y bombos. Una elección más que acertada que nos puso el caramelo en la boca y nos dejó con ganas de más.

Estudió música, pese a que se cree que estudió ingeniería. Junto a su inseparable productor DRUMMIE y el colectivo RusiaIDK, Juan nos deleita con un álbum debut que tiene más recorrido del que realmente ha experimentado. ‘JUAN SALVADOR GAVIOTA’ abre el LP sin decir palabra alguna: una instrumental lounge onírica y harmoniosa que debe su nombre a una novela de Richard Bach sobre una gaviota que no para de cuestionarse su lugar y su misión en una bandada de la que se acabará dispersando. Dicha instrumental da paso a una base hip hop que rompe a mitad del corte y repite una frase continuamente hasta sonar la instrumental a piano de nuevo.


‘NHF’ continúa el sonido atmosférico que le precede con una bossa nova junto a un arpa para comenzar a soltar conceptos dispares sobre espiritualidad y la libertad en soledad con frases destacadas como “pájaro que vuela ya no volverá” hasta que acaba por explotar un breakbeat de drum ‘n’ bass hacia el final.

Escrita y producida de nuevo por él mismo, en ‘TOTAL90NOSTALGIA’ Juan nos conmueve en esta canción sentimental que rememora la infancia y los sueños y recuerdos de entonces. Con un sonido emotivo de una caja de música y una guitarra que nos recuerda a una nana, nos eleva hacia la nostalgia en uno de los temas en los que más escuchamos cantar a Ralphie Choo. “El silencio no te calla si el cielo es donde acabará”, narra.


De instrumentales que sirven de interludio o preludio a otros temas nos encontramos ‘BÓ’, donde juega con sonidos que simulan la niñez junto a un piano. O la canción que cierra el disco, ‘METAVERSE’ junto a los americanos Wet, en el que únicamente suelta repetidamente la frase “solo caminar” junto a otra de la banda americana bajo un punteo de guitarra que conduce sonidos envolventes como aleteos, reverbs, algún que otro viento y su infalible piano.

Las colaboraciones de este álbum son también otra insignia estrella del proyecto. ‘WHIPCREAM’ junto al dúo americano Paris Texas conforma uno de los bangers de SUPERNOVA. En esta, más que en ninguna, Ralphie vacila en un hip hop americano junto a los raperos Paris Texas al cantar sobre fijarse en alguien y admirarle. WCID? junto a mori nos devuelve a la dinámica levitante con coros y fraseos dispersos en los que combina el inglés junto con una base hip hop que rompe mejor que nunca junto al piano y después termina por subir los bpms para revolucionar el final y dar paso al cantante español.


La canción homónima al título del álbum, a sorpresa de todos, no es en solitario, sino junto a uno de los exponentes de la escena canaria –y ya nacional– Abhir Hathi, convirtiéndose en uno de los ejemplos más claros de la influencia en este disco de artistas como Kanye West. El órgano es el instrumento principal que da forma a esta declaración de intenciones de la fama y el éxito y cómo estos se dan de la mano al relacionarse con los demás con un tono confesional que suelta perlas como “estoy casado con el dolor” o “yo te quise un poco más que a mi fama”.

Finalmente nos encontramos con ‘BESO BRUMA’, el ejemplo más claro de la fusión del flamenco con electrónica e incluso synth-pop, en la que habla de sacrificarse por alguien y cuidar a los demás usando el cajón y las palmas sin dejar de lado ese sonido onírico con cánticos varios, onomatopeyas y ad-lips que tanto caracteriza SUPERNOVA.


Por si no fuese suficientemente obvio que merece la pena seguirle la pista tras los testimonios de Pitchfork y Colors, Rosalía compartía en sus historias que también estaba escuchando SUPERNOVA de Ralphie Choo. Aunque quizá no tenga tanta valía, también lo corroboramos nosotros, que si nos quedamos con ganas de más con los adelantos, con el álbum solo nos ha hecho querer saber qué nos tendrá preparado en un futuro. Sea como sea, SUPERNOVA no significa el final de una estrella, solamente el principio brillante y repleto de luz de una: Ralphie Choo.

Total
0
Shares
Prev
CamelPhat brillan con su nuevo álbum, “Spiritual Milk”

CamelPhat brillan con su nuevo álbum, “Spiritual Milk”

El dúo británico lanza un nuevo trabajo discográfico cargado de colaboraciones

Next
Loud Cave Selection #362: Kylie Minogue, Swedish House Mafia…
Selection

Loud Cave Selection #362: Kylie Minogue, Swedish House Mafia…

D-Sturb x D-Block & S-te-Fan – Come Alive [Q-dance Records]Cuando

You May Also Like

¡Entérate de todo el primero!

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de todo antes que nadie. Prometemos que no vamos a ser pesados.