Tiempo de lectura: 4 minutos

El pasado domingo 21 de octubre Arenal Sound hizo historia. En poco más de 12 horas se colgó el cartel de sold out: sin conocer ni tan si quiera un nombre del cartel de la edición del 2019, se vendieron absolutamente todas las entradas. Analizamos este fenómeno a continuación:

Arenal Sound es un festival influyente en nuestro país, pero siendo honestos, no es ni mucho menos el mejor. De hecho, probablemente, ni si quiera se encuentre en el elenco de festivales tops de nuestro país… Ese hueco, a día de hoy, lo tienen reservado A Summer Story, Medusa Sunbeach y Dreambeach. Pues bien, lo que consiguió el festival de Burriana no tiene precedentes en ninguno de estos mencionados anteriormente.

Pongámonos en situación. El 2019 será el año en el cual Arenal Sound celebrará su décimo aniversario, lo cual esto puede indicar que estaremos ante la mejor edición de su historia. Pero… ¿Qué fue lo que trajo dicho festival en su edición del 2018? Veamos:
Entre los nombres más destacados podemos ver a Dimitri Vegas & Like Mike, Bad Bunny o Steve Aoki. De hecho, muchos de los asistentes con tan sólo ver uno de estos nombres en el cartel tenía motivos suficientes como para acudir al mismo. Pero, si profundizamos más dentro del cartel, podremos ver como Arenal Sound cubre una diversidad de géneros bastante amplia… Nombres como Kidd Keo, La Pegatina, La Raíz, Fyahwboy, Sidecars, Recycled J, Taburete, Rels B, Lost Frequencies, Les Castizos… Te estás asegurando a un público que viene desde el rap, trap, indie y como no, electrónica. En definitiva, fiesta asegurada.

Y es que es así; quizás Arenal Sound no asegura los escenarios más impactantes, o la mejor calidad de sonido… Pero los artistas que forman el cartel son puro mainstream dentro de sus géneros. Saben lo que hacen, y saben cuáles son los focos sobre los que tiene que crear su cartel. No apuestan por artistas underground, y eso no es ningún secreto. ¿Qué es trendy a día de hoy en nuestro país? Trap, indie, rap y electrónica. Pues bien, eso es lo trae el festival.
Ahora bien, ¿Cómo funcionó el sistema de venta de entradas?

La venta de entradas comenzaba a las 12 de la mañana. Proporcionaron un enlace, en el cual había una cuenta atrás hasta dicha hora. Una vez que dieron las doce, la ventana se cambiaba, y entrabas en una cola virtual, en la cual tenías un orden asignado en función de cuándo hubieras entrado al link.

Una vez llegaba “tu turno”, la pantalla volvía a cambiar, y era ahí cuando tenías la opción de comprar tu entrada. Los abonos pasaron de casi 40 euros -los primeros- a finalmente 140 euros los últimos. Una auténtica locura si tenemos en cuenta que, como hemos dicho antes, se sabe 0 del cartel, únicamente que estamos ante el décimo aniversario. Pues bien, había x número de entradas para x precios, y conforme estas se acababan, entraba en escena el siguiente precio.Nos resulta bastante extraño que desde Arenal Sound no se haya dado en ningún momento el dato de las entradas vendidas totales. ¿Cuántos abonos había por 40 euros? ¿Y por 75? ¿Cuántas entradas se vendieron en total? Eso es algo que sólo ellos saben.

Mientras esperabas para comprar tu entrada, observabas en bucle el aftermovie de su última edición, la del 2018. Esto, de una manera u otra, sirve de aliciente, ya que estás viendo con tus propios ojos lo que significa Arenal Sound y todo lo que rodea al festival.

La realidad está en que Arenal Sound ya tiene consigo lo más difícil de conseguir; vender todas las entradas. Es indudable que ahora tienen sobre ellos mismos una gran presión, ya que si su cartel decepciona y no se corresponde con el recibimiento que han recibido por parte de su público, el año que viene tendrán un impacto bastante inferior. Esto no es nada nuevo; si la gente se siente decepcionada con algo, no apostará por ello al año siguiente.

En resumen, estamos ante una simbiosis. El público del Arenal Sound acude al festival por el nombre en sí, porque sabe que allí va a tener fiesta y porque en ediciones anteriores ha observado como el festival ha apostado por artistas que le llaman la atención -algo no muy difícil teniendo en cuenta que estamos ante un cartel lleno de mainstream. Por otro lado, tenemos a un festival que asegura una décima edición de infarto, y que sabe por lo que tiene que apostar.Es más importante el continente que el contenido. Arenal Sound apuesta por influencers y artistas “estrellas”. Y eso repercute en un público no muy crítico que tiene ganas de pasarlo bien. Algo que tampoco es criticable; cada festival tiene su target, y este es el del festival de Burriana. La organización de cada festival es la encargada de elegir cómo hace las cosas. Lo que está claro es que, de momento, a Arenal Sound le va genial. Veremos con qué artistas nos sorprenden en esta décima edición tan esperada por sus asistentes.