Así fue la vuelta de Bad Bunny a los “escenarios”

Tiempo de lectura: 3 minutos.
Guardar artículo

El pasado 20 de septiembre Bad Bunny volvió a dar un concierto. Tras meses de parón por motivos obvios, el puertorriqueño dejó boquiabierto a medio mundo con un show sin precedentes.

Poco más de las doce de la noche -hora española- y los focos volvieron a dirigirse sobre San Benito. El evento iba a ser transmitido mediante streaming, ya que ni salieron a la venta ningún tipo de entradas ni había localización alguna. Sólo sabíamos que, aparentemente en directo, Bad Bunny iba a cantar lo mejor de su repertorio musical durante aproximadamente dos horas.

La retransmisión comenzó y no pudimos hacer otra cosa que llevarnos las manos a la cabeza. Tras una presentación, teníamos a Bad Bunny encima de un camión/autobús circulando sobre las calles de Nueva York. Todo estaba detallado a la perfección; el vehículo estaba impecable para esta ocasión especial. Luces, estampados con “YHLQMDLGN” -nombre del penúltimo álbum del artista, teniendo en cuenta “Las que no iban a salir”- e incluso pantallas leds en un vehículo digno de ser visto.

Las redes sociales ardieron, como era evidente. Teniendo en cuenta que por el confinamiento y las posteriores medidas no hemos disfrutado de la nueva música de Bad Bunny en directo, este peculiar show nos acercaba a ello.

La retrasmisión fue impecable. De hecho, el propio Bad Bunny conectó en directo con otros artistas, con los que fue cantando diversos featurings. Sech, J Balvin o Mora fueron algunos de los afortunados que formaron parte de esta retransmisión.

A día de hoy, pocas personas dudan de que todo lo que rodea a Bad Bunny es diferente, especial. Este artista lleva un par de años siguiendo un camino completamente distinto al resto, y eso se agradece. Bad Bunny se preocupa por la situación de su país, por los problemas que arrasan nuestro mundo. El puertorriqueño quiso terminar su concierto frente al hospital Harlmen de Nueva York, uno de los peores parados a raíz de esta pandemia.

San Benito logró más de 1 millón de espectadores simultáneos en un directo que recogió lo mejor de su amplio y renovado reparto musical. Lo más importante es que todo ello lo hizo de una forma especial. Regaló su música de la forma más segura posible a su público, sobre un autobús que viajó por los barrios más conocidos de NY. Todos esperábamos un streaming desde un estadio cerrado, sobre un plató montado a la ocasión para él… Pero nada más lejos de la realidad, él volvió a demostrarnos que está hecho de un tacto diferente.

Quién sabe si este nuevo método es usado por más artistas mientras dura todo este infierno. Lo que está claro es que durante dos horas, muchos damnificados por la COVID-19 olvidaron todos sus problemas. Y eso, siempre es una victoria.

Poco más que analizar, cavernícolas. La música nos demuestra una vez más la magia que la rodea. Sobre esto nada está escrito, cada artista y cada promotora puede poner las cartas sobre la mesa de la manera que quiera. Lo importante es que siempre sea el público quien gane la partida.

Total
2
Shares
Prev
El prestigioso festival EDC llegará a Portugal en 2021

El prestigioso festival EDC llegará a Portugal en 2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

Next
Native Instruments lanza MASCHINE+, su nuevo instrumento autónomo

Native Instruments lanza MASCHINE+, su nuevo instrumento autónomo

Tiempo de lectura: 3 minutos

You May Also Like