Tiempo de lectura: 4 min

El canadiense visita la ciudad condal un año después de su cita en Opium

El pasado jueves estuvimos de paseo por la zona alta de Barcelona, teniendo en cuenta un evento el cual no podíamos perdernos por nada del mundo. Nos tocó ponernos nuestras mejores prendas de vestir para ver a uno de los mejores artistas de este siglo, y es que deadmau5 volvió a visitar Barcelona para darnos uno más de sus shows.

Lo primero que nos encontramos al llegar fue una enorme cola para poder acceder a dentro de Sutton, lo cual era de esperar teniendo en cuenta el artista que íbamos a ver. En cuanto pudimos entrar, nos encontramos la sala completamente abarrotada, pero no hubo problemas para ponernos en las primeras filas para disfrutar del warm up de Hektor Mass, que acababa de poner el “You Little Beauty” de Fisher.

El set de Hektor Mass fue bastante animado, a ritmo de house, tech house y derivados, poniendo a bailar al público de la sala mientras se oían gritos pidiendo a deadmau5. El ratón aparecía en la sala a las 2:30 de la noche, con una camiseta de Hatsune Miku y una pantalla que montó mientras Hektor iba acabando su set. Joel, con mucho respeto, le dejó acabar el set hasta que empezó a sonar Polyphobia. deadmau5 empezaba con la artillería pesada de buenas a primeras.

Durante 45 minutos, tuvimos un set durísimo por parte del canadiense, con temas de Techno duros como cuando pincha con su alter ego Testpilot. Le podíamos ver disfrutar incluso más que el propio público, zarandeando la cabeza de vez en cuando al ritmo del beat. El púbico de Sutton se lo estaba pasando muy bien pese al calor que se sufría ahí dentro. Incluso el propio deadmau5 lo notaba, puesto que cuando se sacó su mau5head para ponerse la gorra, se le notaba la cara roja y sudorosa.

El momento clave del set llegó en cuanto escuchamos la conocida melodía de Avaritia. En ese momento, la pantalla de atrás cambió por completo las visuales, que estaban en un segundo plano casi olvidadas, por imágenes demoníacas, épicas y a la vez con un estilo muy “del inframundo”.

A partir de ahí, el ratón empezó a tirar de repertorio con sus canciones de W/2016ALBUM/, como son “Imaginary Friends” y “3 Pounds of Other Stuff”. A partir de aquí, las visuales de la pantalla de atrás se sincronizaban con lo que estaba ocurriendo en el set. Pudimos ver, por ejemplo, cómo aparecían peces abisales mientras sonaba “My Pet Coelacanth”.

La fiesta se iba animando y llegaban canciones como la mítica “Ghosts N Stuff”, con esas imágenes absurdas y graciosas que usa desde que sacó “Monophobia”. La pista de baile lo dio todo cantando la canción más conocida del ratón, seguida por esta misma canción.

Uno de los momentos más curiosos de la noche fue cuando sonó “Raise Your Weapon (Noisia Remix)”, momento en el que varias personas hicieron un pogo detrás nuestro, lo que llamó la atención de los vigilantes, que disuadieron rápidamente este pogo para que no hubiesen daños. En ese momento, a deadmau5 le dio la vena de ponernos algún que otro tema más “experimental”, a otro ritmo. Lo que daba paso a uno de sus últimas canciones: “Drama Free”, en las que podíamos ver las lyrics de la canción proyectadas desde detrás.

La sesión de Joel se iba acabando, pero no sin antes sonar su pieza maestra por excelencia, “Strobe”. La gente empezó a aplaudir mientras Joel se volvía a poner su mau5head para los fans. Pero era el momento de despedirse, y llegó con la remezcla de Tommy Trash a “The Veldt”. De esta forma, puso a todo Sutton a cantar mientras se despedía de nosotros.

En cuanto se fue, decidimos irnos. Ya habíamos cumplido nuestro deber, que era ver otra vez a uno de los astros de la música electrónica. Como dato curioso, en cuanto acabó el set de deadmau5, la primera canción que sonó fue el ya conocido “Losing It” de Fisher, con lo que podemos decir que empezamos la noche y la acabamos escuchando a este artista.

Definitivamente, fue una noche para recordar para todos los asistentes a Sutton, y sobre todo para nosotros.