mor no le temas a la oscuridad

“MOR, No Le Temas a La Oscuridad”: el álbum más flojo de Feid

El colombiano lanza su sexto álbum de estudio en el punto más alto de su carrera, aunque con signos de sequía creativa

Hasta el momento el desarrollo de Feid como artista ha ido solo en una dirección: hacia arriba. Tal y como hemos cubierto en los sucesivos artículos sobre el colombiano lanzados desde Loud Cave, Feid demostraba con cada proyecto por qué se merecía el hueco en la escena que finalmente ha ocupado. Prácticamente todo lo que sacaba se convertía en éxito mundial y se tiraba sonando por todas las esquinas durante semanas, y esto le ha seguido acompañando hasta la actualidad. Su alcance parece no tener límites y lo más probable es que por esta inercia sus números sigan creciendo hasta Dios sabe donde, como ocurre habitualmente con los artistas de este nivel. Eso no quita que si miramos con ojo crítico hacia su nuevo álbum MOR, No Le Temas a La Oscuridad, no podamos evitar pensar que le falta mucho para igualar el nivel de sus anteriores proyectos.

No hay un único motivo detrás de esto, son varias las cosas que pueden llegar a explicar por qué este disco es el más flojo de su trayectoria reciente. La saturación puede ser una de ellas; en España Feid ha pasado de ser un artista ‘de nicho’ dentro del reggaeton a ser uno de los cantantes que no salen de los tops y que constantemente se reproducen en las radios. Podría ser que eso haya acabado alterando nuestra percepción de su música y que todo siga como siempre, pero la realidad es que en este álbum hay cosas que innegablemente no funcionan como antes.

Quizá algunos adelantos ya nos estaban chivando algo. ‘Niña Bonita’ con Sean Paul y el más reciente ‘BUBALU’ con Rema son indudablemente canciones inclinadas a abarcar públicos diferentes al del reggaeton y a buscar el éxito en TikTok. Lo cual no tiene siempre que ser algo negativo de por sí, pero en este caso no resultan especialmente interesantes más allá de su estribillo pegadizo.

Otras esperadas colaboraciones como la de Ñengo Flow o la de Ryan Castro también nos dejan con mal sabor de boca. ‘GANGSTERS Y PISTOLAS’ se titula la canción con Ñengo; nombre bastante apropiado para el invitado, pero la realidad es que no hay rastro de ese mood en la canción. Trata la misma temática de siempre por parte de Feid que después de varios álbumes, empieza a resultar excesivamente trillada, y con Ñengo de por medio está claro que hubiéramos agradecido escuchar algo de ‘maleanteo’. ‘RITMO DE MEDALLO’ con su compatriota Ryan también se queda en poca cosa, incluso aburrida, sobre todo si la comparamos con su anterior colaboración ‘Monastery’.

Algunos de los temas en solitario que encontramos a continuación no mejoran lo anterior. ‘FERXXO EDITION’ replica flow, producción e incluso melodía, ya que suena realmente parecido a la parte del artista en el tema ‘LA INOCENTE’ con Mora. Incluso en la primera reproducción parece un tema más que escuchado. ‘NX TX SIENTAS SOLX’ da el protagonismo a la voz de Feid con una producción que suena muy de fondo con un ritmo tropical, pero tampoco despierta lo mismo en nosotros que otros temas del estilo en el colombiano. Este ‘run’ de tres canciones lo culmina ‘LUCES DE TECNO’, donde escuchamos un EDM soso que quizá mejore en un contexto de club.

Por suerte, los tres siguientes temas cambian esta dinámica y nos introducen a lo mejor de este álbum. ‘EY CHORY’ muestra una producción mucho más interesante que incide también en la modulación de voz de Feid con un estilo robótico, que suena a la par que un reggaeton sugerente. Por otro lado, ‘VELOCIDAD CRUCERO’ también muestra a un Feid con flow renovado y un mejor beat que en anteriores tracks.

Nuestras favoritas del disco concluyen con ‘ROMÁNTICOS DE LUNES’. Se trata de uno de los tracks más diferentes del proyecto y sin duda cumple lo que jura en el título. Escuchamos a un Feid cantando desde el lado bueno del amor, sintiéndolo y poniendo un esfuerzo mayor que en los primeros, rodeado de sintetizadores en la intro, de un ritmo trap después y culminando con un reggaeton upbeat. Feid dijo en redes que esta era su favorita y ahora entendemos el por qué (y estamos de acuerdo).

El álbum concluye, primero, con una colaboración con dos artistas chilenos, Pailita y Young Cister, que aporta algo más que los primeros temas de los que hablamos anteriormente pero sigue sin ser nada del otro mundo. Luego y como track final encontramos una colaboración a priori muy interesante, con el grupo pop español Cupido, llamada ‘PRIVILEGIOS’. La mayor parte de crédito se la tenemos que dar a Cupido, puesto que Feid canta con el mismo flow con el que canta reggaeton y no acaba de encontrar su sitio sobre la música del grupo (la diferencia es abismal cuando entra Pimp Flaco en la canción).

En algún momento tenía que ocurrir que un álbum de Feid no fuera un no skips. Quizá la inercia de sus éxitos le ha llevado a encajonarse en lo que le funciona y sabe que sus fans aman pero, sabemos que este es un artista creativo, con registros variados y para el que tener éxito no lo es todo, porque sino habría dejado el sueño de la música mucho antes de explotar. Por ello, confiamos en que se renueve y encuentre un nuevo camino musical que le vuelva a hacer diferencial como siempre ha sido.

Total
0
Shares
Prev
Natalia Lacunza se exime en “DURO”

Natalia Lacunza se exime en “DURO”

La pamplonica estrena nuevo EP para explorar nuevas identidades sonoras y

Next
Descubriendo a: TTRRAACCAA

Descubriendo a: TTRRAACCAA

El artista que descubrimos en esta nueva entrega es gamberro y versátil, un

You May Also Like

¡Entérate de todo el primero!

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de todo antes que nadie. Prometemos que no vamos a ser pesados.