MUST DIE! se atreve con todo en su álbum “CRISIS VISION”

El estadounidense publica su segundo álbum “CRISIS VISION” siete años después, una macedonia de sonidos perfectamente elegidos y colocados.

MUST DIE! lleva siendo una referencia en la escena bass durante cerca de una década. Siempre evolucionando y buscando nuevos sonidos; es uno de esos artistas que tiene algo especial. Te puede gustar más o menos un lanzamiento, pero sabes que algo de interesante va a tener como mínimo. Un mago de los sonidos atronadores que ahora da a luz a su segundo álbum.

De este nuevo “CRISIS VISION” llevamos escuchando adelantos desde marzo de 2020. Después de auténticos bangers como “BLISS 2K” o “CHAOS” llegó “NERVE DAMAGE”, el primer single del álbum que sobrepasó todas nuestras expectativas. Este tema tiene un dubstep simplemente perfecto: original, increíblemente producido, motivador… Es por ello que este y el resto de adelantos nos han puesto muy atentos al lanzamiento del álbum.


Éste comienza con el tema “NIHILISM BEGINS AT HOME”. Su atronadora intro ya nos prepara para todo lo que vendrá después y, aunque en el único drop de este tema también escuchamos heavy dubstep, la variedad de este trabajo va mucho más allá del dubstep. Podríamos decir que este es un clásico para MUST DIE!, que tiene siempre como partida este tipo de sonidos.


Este nuevo disco muestra la facilidad que tiene el artista para jugar con los sonidos sin ningún tipo de normas, atreviéndose con todo. En “FUCK UR STYLE” escuchamos lo que más que una canción grabada, parece un freestyle improvisado de elementos sonoros. Aquí el diseño de sonido es brillante, haciendo uso de vocal chops y con una estructura muy experimental dentro del bass, algo que vemos incluso en la outro.


Más alquimia sonora con “LIFE SUCK”, la primera colaboración entre MUST DIE! e IMANU. Estos dos genios nos sorprenden primero con una especie de jersey club y después, con sonidos ácidos que se acercan mucho al techno. Estos son dos artistas a los que les gusta salirse de lo habitual, y estaba claro que en su colaboración nos íbamos a encontrar cualquier cosa menos lo esperado.


También nos vamos a terreno del drum n’ bass con “BODY SCREAM”. En este ámbito tampoco falla, dejándonos un muy buen primer drop que podría encajar en un sello del género como DIVIDID. En cambio el segundo drop se acerca de repente al trap, aunque más tarde vuelve de nuevo al dnb. Y seguimos para bingo si hablamos del buen bass house que escuchamos en otro adelanto como es “DON’T EVEN BOTHER” junto a The Pom-Poms.


Continúa su versatilidad en “ERROR”, junto con el por ahora poco conocido onumi. Este es uno de los tracks más destacados por su perfecta mezcla entre dubstep agresivo y melódico. MUST DIE! sigue por primera vez esta nueva ola del future riddim y al igual que pasaba con el drum n’ bass en el anterior, parece que llevara haciéndolo desde el primer día. En este caso la asistencia de onumi ayuda a conseguir el sonido perfecto.


Hacia el final del álbum tenemos dos temas que a pesar de ser diferentes se van hacia una rama muy distinta al resto de canciones. “CHOOSE ONE” con LINK nos trae los sonidos más ‘raveros’, primero con breakbeat en la intro y después con un drop de trance al estilo MUST DIE!. Por otro lado, “DELETE IT ALL” con la productora Ducky aparece con puro gabber hardstyle a lo largo de toda la canción, sonando de nuevo realmente bien. Es cierto que algún acercamiento a estos estilos había tenido ya en el adelanto “HELLBURST”, pero parece que no hay género que se le pueda resistir a MUST DIE!.


Al principio decíamos que a todos y cada uno de estos temas se les puede sacar algo interesante, pero es cierto que la esperada colaboración junto a Akeos y Skream “LOL OK” es el único track de los trece que no nos convence por ningún lado. Sonidos que no están igual de bien elegidos que en el resto del álbum y dos drops demasiado inconexos a parte de poco sorprendentes. Ya para cerrar este viaje a través del sonido, “WHEREVER U GO”, un broche a base de trap melódico que acaba con una suave voz y aura de grandeza.


A pesar de que en este trabajo encontramos estilos tan distintos entre sí, en todo momento se sienten como parte del mismo trabajo. No son canciones sueltas que se han juntado en un álbum, son canciones muy distintas pero con un sello de identidad muy notable. Aunque una buena parte de la artillería pesada ya se había desvelado con los adelantos, MUST DIE! nos ha conseguido sorprender en cada uno de los temas. Un álbum en el que se nota el tiempo de trabajo dedicado y que se sitúa como uno de los mejores en la escena bass de 2021.

Total
0
Shares
Prev
Madrid Salvaje tendrá un tour por ciudades españolas este verano

Madrid Salvaje tendrá un tour por ciudades españolas este verano

El festival madrileño, fiel apuesta por la música urbana, ha sorprendido con el

Next
Loud Cave Selection #244

Loud Cave Selection #244

¡Buenas cavernícolas!

You May Also Like

¡Entérate de todo el primero!

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de todo antes que nadie. Prometemos que no vamos a ser pesados.