Tiempo de lectura: 2 minutos

Estos tres festivales barcelonenses en colaboración con el ayuntamiento serán los primeros del país en adoptar un protocolo específico contra agresiones sexuales.

Por desgracia, las violaciones y distintas agresiones sexuales son una realidad latente en nuestro país. Las denuncias y testimonios de mujeres que lo han sufrido se pueden contar por miles al año y, aunque los festivales deberían ser un sitio en el que disfrutar de la música sin preocupación alguna, algunos hombres aprovechan el ambiente de fiesta para abusar sexualmente. Es por esto, que varias salas y festivales de la ciudad condal han decidido movilizarse con la ayuda del ayuntamiento de Barcelona para ayudar lo máximo posible si este tipo de agresiones ocurren, entre ellas Razzmatazz, Moog o la Sala Apolo y por supuesto, los tres principales festivales de la ciudad: Primavera Sound, Sónar Barcelona y Cruïlla Festival.

Aseguran que “todo el personal de esos espacios o eventos ha sido formado para poder lidiar de forma efectiva en estos casos, desde el personal de seguridad hasta el de la barra, se les ha enseñado herramientas con las que detectar posibles situaciones de acoso, y, si es a posteriori, poder atender a quien haya sido víctima de algún acoso o agresión”. A parte de esto, se han tomado otras medidas como la existencia de un stand de información y formación que se encontrará en la entrada de los festivales y que dará indicaciones de cómo actuar frente a una agresión, y también habrá personal del festival en cuestión haciendo rondas continuas para detectar posibles problemas.

Según dijo la alcaldesa de Barcelona Ada Colau cuando se presentó el proyecto: “Damos un paso más para la corresponsabilidad de toda la sociedad. No callamos como ciudad ante ningún acoso sexual ni violencia machista. Esperamos que inspire a más ciudades. No puede haber impunidad”, y así como dijo la portavoz del Primavera Sound: “No dudamos ni un momento en que teníamos que ser parte responsable de esta iniciativa”.

Desde la cueva cabe añadir que nos parece una gran iniciativa para que puedan acabar desapareciendo este tipo de acosos y agresiones en festivales y salas, donde el único objetivo es pasarlo bien, y animamos a todos los festivales de España a que se sumen a este tipo de proyectos, ya que la seguridad de los asistentes siempre debe ser lo primordial.