Artículo actualizado el 4 marzo, 2019 a las 19:04

Tiempo de lectura: 4 min

Con cada paso que da, Ariana Grande sigue creciendo en cuanto a estilo y personalidad. Ahora, la americana toma el mando y brilla más que nunca

En su canción junto a Zedd “Break Free”, Ariana Grande decía sentirse más fuerte que nunca. Han pasado casi 5 años y la cantante y actriz americana tiene muchos más motivos para reafirmarse en ese “I’m stronger tan I’ve been before”, pues a pesar de haber acontecido en su vida serios sucesos traumáticos como fueron el atentado de Manchester durante su concierto y la reciente muerte de su ex-pareja Mac Miller (sobre la cual ha sido duramente culpada), la artista ha seguido al pie del cañón haciendo música y girará con ella por todo el mundo.

De hecho, ha sido este último acontecimiento el que hizo que, a menos de 6 meses de lanzar su cuarto álbum de estudio “Sweetener”, se encerrara en el estudio de nuevo a modo de terapia para lanzar “thank u, next”, su recién estrenado largo con el que está llegando a cifras que no había conseguido hasta ahora como ser #1 en América por primera vez con su single homónimo al LP. Esto es sorprendente cuanto menos, pues paradójicamente el trabajo que menos tiempo le ha llevado es con el que está recolectando más éxitos.

https://www.youtube.com/watch?v=QYh6mYIJG2Y

Aunque pudiera deberse a todo el altercado social que le ha rodeado en los últimos meses, lo cierto es que la crítica acompaña a las cifras, y los medios alaban este trabajo de la misma manera que sus fans. Desde aquí podemos decir que este álbum tiene buenas cualidades más carentes en los álbumes predecesores de la americana. Principalmente, es la cohesión de todo el conjunto de canciones y la cada vez más versátil capacidad de la cantante las que hacen brillar este “thank u, next”.

Ariana Grande está haciendo cada vez más suyo ese hueco a caballo entre el pop y el R&B en el que suele colocar su estilo. Esto ya no es solo gracias a una voz de oro prodigiosa capaz de llegar a las notas más agudas, sino también a la gran capacidad para interpretar y adaptarse a las diferentes canciones que tiene en su repertorio. Además, la aparente sencillez en la producción de este álbum es algo que contrasta con respecto a otros anteriores en los que la diva contaba con ritmos más vistosos como los que realizó Pharrel en “Sweetener” o el ya mencionado electrobanger “Break Free”, en el que Zedd nos trasladaba a un festival. Esto de un modo u otro también ha contribuido a dirigir mucho mejor las intenciones del LP, sin desmelenarse demasiado y dejarle el protagonismo a la americana.

Todo el álbum se rodea de una atmósfera de sonidos oníricos que destacan especialmente en tracks como “ghostin” o “needy”, en los cuales Grande toma una personalidad más dulce en la que se la ve más vulnerable. Los beats urbanos inundan este álbum más que nunca, y estos son un elemento importante a la hora de acompañar a la cantante en los momentos en los que saca más garra como en la osada “break up with your girlfriend, i’m bored”.

https://www.youtube.com/watch?v=LH4Y1ZUUx2g

Grande siempre ha sido una experta en hacernos bailar, y la falta de este tipo de tracks en su cuarto disco lo ha resuelto con creces. “7 rings” no sólo resucita la película de Sonrisas y Lágrimas con el uso de la melodía de una de sus canciones, sino que le da la vuelta para llevarnos a bailarla. “bloodline” explota el vigor de las trompetas y los ritmos secos para infectarnos el ritmo, mientras que “bad idea” es la perfecta interpolación de diferentes estilos comerciales.

Queda latente que con cada paso que da, Ariana Grande se posiciona como una de las principales superestrellas del pop que dejarán su huella en los años futuros sin esfumarse como resultado de un golpe de suerte temporal. Ya puedes escuchar a continuación “thank u, next” al completo:

https://open.spotify.com/album/2fYhqwDWXjbpjaIJPEfKFw