Tiempo de lectura: 21 min

Hemos vivido un montón de experiencias interesantes en esta edición de Medusa Sunbeach Festival. ¡Quédate a conocer los detalles!

En este artículo nos adentraremos en la edición más salvaje de Medusa Sunbeach Festival. Todo apuntaba a que sería una experiencia y así ha sido, tanto positiva como negativamente. Este viaje nos ha aportado mucho, así que hoy os contaremos cómo lo vivimos en la cueva.

Para empezar, os contaremos también cómo hemos acudido al festival para así aportar una idea más al abanico de transportes que podemos utilizar para acudir el año que viene a Medusa Sunbeach Festival. En nuestro caso, la mejor relación calidad – precio ha sido el AVE de RENFE, ya que la combinación Madrid (Atocha) – Valencia (Joaquín Sorolla) era una opción muy rápida y económica, ya que una vez en nuestro destino tendríamos a cinco minutos la estación de cercanías para desplazarnos hasta la estación de Cullera, donde la organización del festival tenía preparadas unas lanzaderas (muy económicas) que nos dejarían en las proximidades del recinto.

Una vez allí, comprobamos que todavía se estaban dando los últimos toques de magia a las instalaciones del recinto. Tras superar las largas colas y los exhaustivos controles de acceso al camping, hemos entrado a éste de una forma muy sencilla. Hemos comprobado que los planos iniciales del camping no correspondían del todo con la realidad, ya que pese a contar con todos los servicios prometidos, éstos estaban en una ubicación diferente, (por ejemplo la peluquería estaba sola en la parte izquierda y aparecía junto a más servicios en la derecha). Varios voluntarios que formaban parte de la organización mostraban las parcelas del camping que correspondían a cada grupo de personas y procuraba aprovechar al máximo el espacio,  lo hicieron de una forma muy eficiente. Una vez instalados, el buen rollo reinaba en el camping, un ambiente de fiesta se vivió mientras continuaban llegando cientos de personas.

Todo marchaba bien, hasta que un cielo negro y cargado de agua cubrió Cullera. Nada sorprendente, porque obviamente todos los asistentes habían comprobado el tiempo para esas fechas: una tormenta iba a aparecer el miércoles. Esto hizo saltar la voz de alarma y los miles de curiosos consultaron con la organización si el camping estaba preparado. La respuesta fue sí pero la realidad fue distinta. El escenario privado del camping sufrió daños considerables por el viento, lo que llevó a la suspensión de las actuaciones programadas ese día. Todas las personas que estaban bajo los toldos del camping preparado por la organización tuvieron que refugiarse en sus tiendas, ya que este techo no era impermeable. Otros muchos toldos se han levantado como consecuencia de los fuertes vientos. La policía y diferente personal comprobaba que todo fuera bien dentro del caos.

Un cielo soleado nos despertaba la mañana del jueves, donde todo pareció volver a la normalidad. Después de pasar una agradable mañana en la playa de Cullera, donde Medusa había instalado un chiringuito con música en vivo, además de una zona de actividades como el volleyball. Tocaba esperar con nervios a que las puertas del festival se abrieran a las 20:00h, ya que tras los fuertes vientos de la noche anterior varias partes de las instalaciones necesitaban un retoque. Esta fue la consecuencia de que el festival abriese dos horas más tarde sus puertas, suprimiendo las actuaciones de Juanjo Martín y Luca Caro.

El ambiente festivalero ya se respiraba incluso en los distintos autobuses que transportaban a los asistentes desde los pueblos de alrededor de Cullera hasta el recinto. Todos querían ver al fin esa “jungla” en marcha, coronada por el Gorillaz Kingdom. Una vez allí, pasamos los distintos controles de seguridad, validamos el acceso con nuestra pulsera y nos adentramos en la locura.

De frente, la medusa que el año pasado coronó el mainstage y que este año servía como una gran decoración. A la derecha Resonance, el increíble escenario de techno que en este día invadían los artistas de Circoloco. Continuando hacia delante nos encontramos con distintas atracciones, entre ellas un “tío vivo” digno de Tomorrowland con las que se podía observar el recinto desde una gran altura.

Shark Attack, Medusa Festival

Por fin llegamos a lo verdaderamente importante. Nos acercamos al mainstage, ese escenario que hay que ver en pleno funcionamiento para comprender el alcance y potencial que posee. En esos instantes Aitor Galán se encontraba a los platos, nos hizo disfrutar de un magnífico set mientras admirábamos Gorillaz Kingdom, un escenario nunca antes visto en nuestro país, donde la decoración con la jungla cómo temática estaba coronada por un increíble gorila creado por artistas falleros. A esta decoración había que sumarle las 8 pantallas distribuidas a lo largo del escenario, las dos cascadas situadas a los lados de la cabina y sobre todo el espectáculo de luces que ofrecía el stage por la noche.

Mainstage Medusa Festival

Antes de pasar a los sets, queríamos conocer también el resto de escenarios, y es por ello que pusimos rumbo de nuevo a la entrada del recinto para observar más detenidamente el Resonance, el stage que durante los tres días de festival iba a alojar a varios de los mejores Dj’s y productores de techno del mundo. Es cierto que Gorillaz Kingdom nos impresionó enormemente, pero no podemos decir que fuera nuestro favorito, ya que se disputa ese puesto con el Resonance. A diferencia del MainstageResonance no tenía una decoración de jungla ni una poderosa bestia coronándole, sino que era un escenario basado en las pantallas y las visuales. Esto hizo que el resultado del escenario en acción fuera increíble.

Turno para la carpa, apodada Rainbow Tent. De este escenario tenemos nuestros pros y nuestros contras, ya que durante los tres días de festival pasaron artistas increíbles por ella: miembros de Axtone, el line-up de hardstyle y el line-up de trance. Es por esto por lo que pasamos mucho tiempo dentro de la misma y pudimos exprimirla al máximo. A favor de este escenario tenemos que decir que el espectáculo de luces y láser no estuvo nada mal al igual que las visuales de la pantalla, que pese a ser algo pequeña cumplió las expectativas. Además, el ambiente que allí se respiraba era bastante distinto al del Mainstage ya que el DJ se encontraba mucho más cercano al público, al igual que los fotógrafos. El problema es que en la Rainbow Tent no sólo se respiraba buen rollo, sino que también se respiraba polvo, y mucho. Este fue uno de los mayores problemas junto al decorado que lucía el escenario de dicha carpa, ya que desde las primeras filas no se podía visualizar del todo al DJ, sumado a que en comparación con los demás escenarios, esta era la más simple. En cuanto al sonido, notamos que en este escenario era mucho más alto que en los demás, algo que beneficiaba o perjudicaba dependiendo del lugar en el que te situases.

Por último, tocaba ver Shark Attack , ese escenario que volvía a Cullera con un lavado de cara después de unos años. Lo cierto es que este lavado de cara le sentó genial y junto a los line-up de Barong Family, Radical y Remember Mania hizo las delicias de muchos de los asistentes. Lo único negativo a destacar es que percibimos que en este stage el sonido era bastante más bajo que en los demás.

Algo a añadir en relación a Tent y Shark Attack es que en los planos, Tent aparecía delante de Shark Attack y fue al contrario, prácticamente estaban paralelos.

Después del tour pertinente por el recinto de Medusa Festival, tocaba empezar a mover los pies con los sets que se avecinaban ese día. El elegido para este esperado comienzo fue Robbie Rivera en el Axtone Stage, donde nos hizo bailar gracias a su variedad musical. Pudimos escuchar groove, progressive house, bass house, tech house… Un set increíble, muy en la línea de este artistazo. Lo cierto es que vimos a Robbie Rivera durante demasiado tiempo, que pese a no ser de nuestro desagrado,fue conllevado por el retraso en al actuación de Kryder, que debía empezar cuando terminara la de Robbie  a las 00:00h.

Kryder en Tent, Medusa Festival

El inglés se retrasó una hora debido a un fallo en la planificación de su viaje a Cullera. Aterrizó en el aeropuerto de Alicante en vez de en el de Valencia, lo que hizo que tuviera que recorrer en coche el trayecto hasta Cullera durante una hora más de los previsto. Una vez que el jefe Sosumi y de Cartel, (junto a Tom Staar) llegase a Axtone Stage, tomó el control de los platos. Parecía que nada podía pararle, pero apenas pasada media hora de su actuación, Kryder desapareció de golpe y porrazo de la cabina y sin parar la mezcla le sustituyó Tom Staar. Esto decepcionó a parte de los asistentes entre los que nos incluimos, pero no hizo que el ánimo decayera en la carpa ni en nuestro primer día de festival. Dos miembros de nuestro equipo pudieron vivir muy de cerca todo lo que siguió pasando desde Axtone Stage, ya que contamos con el permiso de Kryder para acceder a backstage y charlar. La conversación fue corta ya que el inglés necesitaba descansar para al día siguiente actuar en Delirium Festival.

Con Tom Staar, escenario Tent, Medusa Festival

Tuvimos la gran suerte de disfrutar de las actuaciones restantes de esa noche desde la retaguardia: Tom Staar, que ofreció un set alucinante dejando sonar prácticamente todas sus colaboraciones con Kryder. “Drift”, “Bora” y su último tema “The Nighttrain” también aparecieron. A Tom le seguiría el ruso Shapov, trayendo el mejor progressive de la noche. El productor y DJ en auge que apunta a estar entre los más grandes. Genialidades como un mashup entre “Sweet Disposition (Axwell & Dirty South Remix)” y “Turn It Around” de DubVision hicieron las delicias de toda la carpa. Además, apareció por sorpresa el vocalista de dos de sus temas más conocidos como son “Breathing Deeper” y “Some People” para cantarlos en directo. Su cierre con temas como “If I Lose Myself” y sobre todo con su colaboración junto a Axwell, “Belong” puso el broche a una actuación memorable. D.O.D. sería el broche de oro para una noche mágica: sus peculiares melodías harían las delicias de los que resistían en la carpa.

En el Mainstage, quien tenía el poder era Angemi. El italiano nos brindó un set muy variado como ya nos tiene acostumbrados, desde el “Children” de Robert Miles hasta nuevos temas de future bass, pasando, por desgracia, por el “Despacito”. También dio espectáculo, e incluso sacó a su novia al escenario para dedicarle una canción.

Por otro lado no podíamos perdernos la actuación más esperada del día: ni más ni menos que el gran Headhunterz. Como prometió hace poco con su retorno definitivo al hardstyle, su set fue de este género al completo. Sus temas más conocidos retumbaron bajo el “King Kong” de Cullera junto a fuegos artificiales y confeti para deleitar a todo el público que allí se encontraba. Fue el set que cerraba el primer día de festival por todo lo alto pero sobre todo para muchos fue el mejor set de todo el fin de semana.

Ya adentrados en el viernes, había que reponer fuerzas para disfrutar al máximo del segundo día de festival y es por ello por lo que sólo llegamos a ver los últimos 20 minutos de Steve Aoki, uno de los headliners del día. En esta última parte de su actuación pudimos ver el ya tradicional lanzamientos de tartas al público por parte de Aoki y también pudimos escuchar algún que otro tema mítico como “Pursuit Of Happiness”. Está claro que es otro de esos artistas que te brinda espectáculo a pesar de que sus sesiones tiendan más a lo comercial.

En este día iba a ser difícil despegarnos del Mainstage, ya que en el pincharían varios de los mejores artistas del festival. La “maratón” de artistazos comenzó a las 21:30 con el gran Coone. El hardstyle ha estado muy presente en esta edición de Medusa Festival y en esta ocasión era el belga quién nos hacía saltar al ritmo de temas como “Faye” el remix de su amigo Wildstylez a “Great Spirit” o el famoso “Zombie” de Ran-D. Muy notable su actuación.

Coone, Mainstage Medusa Festival

El relevo en el Mainstage lo cogía Shapov, que actuaba por segunda vez en el festival. A pesar de haberle visto el día anterior en el Axtone Stage, decidimos quedarnos en su sesión. Sabor agridulce en esta ocasión ya que el ruso repitió el set del día anterior en su mayoría, pero al menos se trataba de un set de grandísima calidad.

Ya que el primer día no estuvimos presentes, esta vez tocaba quedarse a ver la ceremonia de apertura, que 10 minutos al día presentaba el festival y nos ambientaba en este “Jungle Carnival”. La ceremonia constaba de un grupo de artistas profesionales también disfrazados con la temática del festival, el himno de esta edición sonando a todo volúmen y el despliegue pirotécnico que iluminaba el cielo ya anochecido de Cullera. Algo digno de ver sin duda.

Fuegos artificiales, Mainstage Medusa Festival

Lo cierto es que no nos podíamos separar de nuestro querido gorila, ya que el mainstage solo tenía platos fuertes aquel día. Los siguientes en salir a quemar Cullera fueron Yellow Claw. Los de Amsterdam llenaron el festival de energía y sobre todo mucho trap. Con temas de su último álbum y otros ya muy conocidos como “Old Days” o “Till It Hurts” dieron un espectáculo notorio.

Después de esto llegaba un set que personalmente llevabamos esperando con ansia mucho tiempo, había estado muy presente en nuestra “infancia electrónica” y aunque su música haya cambiado desde entonces debíamos rendirle culto: Llegaba el momento de Alesso. La actuación comenzó con una puesta en escena algo misteriosa, llena de humo y luces blancas, y al fin apareció el sueco entre las sombras. Este comenzó en su línea desde hace ya un tiempo, con temas de bass house incluyendo su último single e incluso trap. Pero como era de esperar a partir de la media hora de actuación, Alesso volvió a sus raíces haciéndonos disfrutar con temas como “Under Control”, “Sweet Scape” o “Heroes”. Cómo último tema del set dejó para el final un tema muy especial para muchos de nosotros como lo es su remix a “If I Lose Myself”. Con ese himno de la electrónica dimos nuestros últimos saltos en el set de Alesso y nos dispusimos a coger aire, porque la noche ni mucho menos había acabado.

Alesso, Mainstage Medusa Festival

Seguíamos con el progressive house y sobre todo con los artistazos, era el turno de uno de los dúos más queridos por el público español como lo es Dimitri Vangelis & Wyman, todas unas leyendas en esto del progressive. Su set fue realmente variado y en él no faltaron auténticos himnos como “ID2”, “Zonk” y sobre todo “Payback”, que cuando retumbó en los altavoces del Medusa trajo consigo una lluvia de confeti. Uno de los mejores momentos del festival sin duda alguna.

El cansancio ya se iba haciendo notar y es por ello por lo que no fuimos a la Rainbow Tent, en el día de hoy invadida por los hardersa pesar de que también hubieran grandes artistas. En el Mainstage apareció DJ Nano, uno de los nacionales más reconocidos de nuestro país y también a nivel internacional. Éste estuvo en su línea, con un set bastante variado en cuanto a géneros, pero de temas comerciales. Rápidamente se ganó al público de Cullera gracias a lo bien que interactúa con el público mediante el micrófono, algo que siempre es de agradecer. Está claro que después de un día tan intenso había que recargar las pilas, por lo tanto decidimos reservar la última hora de festival para el día siguiente.

Por desgracia todo llega a su fin, y el sábado era el fin de Medusa Festival, pero eso sí, por todo lo alto.

Cuando cruzamos la entrada del festival por última vez estaban Dimitri Vegas & Like Mike en el Mainstage. Llegamos a ver como se vivía su ya famoso “Left, left left… right, right, right…” donde el público salta de un lado al otro del escenario y también escuchamos su último éxito “Complicated”. No podemos juzgar el set completo pero sabemos que a la gente le gusta este tipo de espectáculo que ofrecen, a pesar de resulte monótono y usual en muchos casos.

Después aparecería en el Mainstage Sandro Silva. El brasileño centró su set en el big room y ciertos temas de trap como los que podemos escuchar en su último EP. Una actuación que para nuestro gusto no destacó en ningún aspecto.

Al mismo tiempo también pudimos disfrutar de parte del set de los Warp Brothers en el Shark Attack Stage. El dúo alemán, en activo desde el año 1999, nos brindó un muy buen set gracias a su variedad de estilos y eso se vio reflejado en la cantidad de gente que había en este escenario para verles.

A las 00:00h daba comienzo una actuación a la que teníamos muchas ganas de asistir: el live de Jonathan Mendelsohn junto al Dj residente Eric Vesper. Jonathan ha sido vocalista en auténticos himnos, sobre todo del hardstyle, como “Follow The Light” o “Imaginary”. Al comienzo de la actuación sólo pudimos ver a Eric Vesper en la cabina, y después de unos cuantos temas de big room la situación seguía igual, Jonathan Mendelsohn no aparecía. Al cabo del rato quién apareció fue un hombre vestido como una especie de Hitler rosa con cuernos, que representaba al personaje de internet “Cabronazi”. Este se puso a alardear por el micrófono mientras la gente le aclamaba, en cambio otros mirábamos con incredulidad la escena, más propia de un circo que de un festival de música. Pasada más de media hora por fin apareció Jonathan Mendelsohn, quién cantó sus temas más famosos en un discutible live pero que al fin y al cabo nos gustó escuchar. Lo que prometió ser una sesión de 50 minutos terminó siendo de 20 minutos a lo sumo… Fallo de la organización en este caso y a nuestro parecer.

Después de la ya típica ceremonia de apertura de 10 minutos, que fue algo distinta a la de anteriores días. Dio comienzo la sesión de Valentino Khan también en el Mainstage. Esta actuación a pesar de no crear tantas expectativas en un principio acabó siendo de lo mejor de todo el festival. El estadounidense no nos dejó parar de bailar ni un segundo en toda la sesión, que estuvo repleta de variedad. Sonó mucho trap, mucho bass house, pero también dubstep e incluso psy trance. Fue sin duda la gran revelación del festival y quedará en nuestro recuerdo por mucho tiempo.

Cosmic Gate, Tent, Medusa Festival

A continuación de este set de locura nos desplazamos a la Rainbow Tent, que en el último día alojaba a algunos de los DJ’s de trance con más prestigio. En ese momento era el turno de Cosmic Gate, uno de los dúos más veteranos del trance y a la vez de los que en mejor forma están, habiendo estrenado un álbum hace dos meses escasos y con otro lanzado el 1 de septiembre. Su set fue algo mágico, sonaron temas míticos del dúo como “Fair Game” y sobre todo el conocido por todos “Exploration Of Space”. Uno de los mejores sets de la noche y más aún para los fanáticos del trance que se encontraban en la carpa.

El siguiente plato fuerte de la noche era Hardwell. El Mainstage y alrededores se llenó de una forma nunca antes vista en los tres días de festival, avanzar hacia el escenario era una tarea de lo más complicada. La gente enloqueció con el inicio del set del holandés y todos querían tener inmortalizado ese momento en su móviles.

Resonance, Medusa Festival

A causa de esta gran afluencia de gente y también, por qué no decirlo, de nuestros gustos, fuimos al Resonance Stage a escuchar la sesión del gran Paul Kalkbrenner. A pesar de que su actuación se retrasó alrededor de media hora mereció la pena la espera, el alemán nos contagió desde el primer momento con su techno de grandísima calidad y fue una de las actuaciones que más disfrutamos. “Fead Your Head” hizo enloquecer a un público entregadísimo en esta actuación. “Aaron” sonó como cierre y nos dejó con ganas de más. Le seguía el grandísimo Joseph Capriati, lo que sació nuestra sed de techno y nos hizo disfrutar como nunca. Cerraría la noche Nic Fanciulli, que siguió hasta las 09:30h a causa de los diferentes retrasos en las actuaciones, como la de Paul que provocó la prolongación de los sets.

También estuvimos presentes en el set de GTA, que tomaba el relevo de Hardwell en el Mainstage. Su set nos decepcionó bastante ya que resultó ser completamente plano y monótono. Fue casi al completo un set de moombathon en el que todas las canciones parecían la misma. Lo único que nos hizo saltar fue el remix de Skrillex a su canción “Red Lips”.

Durante la siguiente hora decidimos tomarnos un descanso e ir a reponer fuerzas a los puestos de comida que facilitaba el festival para llegar con energía al cierre del festival, cortesía de LNY TNZ.

Llegaba la última hora de Medusa Festival, después de tres noches de locura en Cullera tocaba despedirse como se merece. Con el sol ya asomando, el dúo harder LNY TNZ salía a escena para reventar por última vez el Gorillaz Kingdom. Algunos asistentes todavía tenían energía para hacer mosh pits con temas como “Fired Up”, “Last Night Ever” o “Yard Of The Free” y sin duda fue un cierre memorable.

Respecto a temas más organizativos, fue una ventaja que Medusa añadiera a su festival las pulseras con chip, ya que facilita la entrada y la compra de todo tipo de bebidas, aunque la echamos en falta en los puestos de comida. Hubo ciertos problemas, ya que mucha gente consumía rápidamente el dinero depositado, lo que correspondía con cobros erróneos. Los registros a la entrada fueron correctos aunque no exhaustivos y como hemos comentado anteriormente, hubo varios retrasos en cuanto a actuaciones de artistas.

Medusa Sunbeach Festival ha sido un festival memorable, con ciertos fallos que truncaron en gran parte nuestra experiencia. De todas maneras, la experiencia mereció la pena por la calidad de sus artistas, instalaciones y las maravillosas personas que nos llevamos de este viaje. Gracias a todos los que habéis formado parte de nuestra aventura en la jungla.

Amor desde la cueva