Hablemos sobre el sonido: Código Morse

175 años después de la emisión del primer mensaje en Morse, repasamos su historia y curiosidades.

¿Alguien echaba de menos la ciencia? Pues no os preocupéis porque hoy os traemos un nuevo capítulo de la serie “Hablemos sobre el sonido“. En esta ocasión, hemos aprovechado el 175 aniversario de uno de los lenguajes de comunicación más antiguos de la historia. Y, aunque penséis que el Código Morse está pensado para largas distancias… ¡Es posible usarlo incluso dando golpes en la pared del vecino!

Corría aquella época donde comunicarse a larga distancia implicaba hacer señales hacer señales de humo, usar un telégrafo óptico o incluso hacer fuertes ruidos con, por ejemplo, un tambor. En este contexto surgió el Código Morse junto al dispositivo que hizo posible comunicarse con este lenguaje, el telégrafo eléctrico. Y es que el lenguaje fue inventado y pulido alrededor de finales de 1830 y principios del 40, y fue ya en 1844 cuando Samuel Morse envió el primer mensaje en Morse entre las ciudades de Washintong y Baltimore.

Aunque un poco en desuso -por razones tecnológicas más que obvias- el Código Morse sigue teniendo algo de uso en los tiempos que corren. Por ejemplo, cuando las condiciones atmosféricas son muy desfavorables y se producen interferencias, el Morse sigue siendo funcional, ya que su característico sonido puede reconocerse aún inmerso en una interferencia. Aunque realmente su mayor uso es por parte de aficionados.

En este lenguaje, cada letra es recogida por el telégrafo en forma de señal que viaja por un cable y posteriormente se transforma en un sonido. El punto equivale a la duración mínima del sonido, mientras que la raya equivale a 3 veces el punto.

Para separar los símbolos correspondientes a una misma letra se utiliza un silencio de aproximadamente un punto. Entre letras de una misma palabra 3 puntos y, entre palabras distintas un silencio de 3 rayas, de forma aproximada. Así, se construye un abecedario compuesto de puntos, rayas y miles de combinaciones entre estas junto al silencio.

Puede parecer algo complicado, pero con algo de interés y práctica se acaba pillándole el truco. Como curiosidad, y debido a que este sistema era altamente utilizado en alta mar o aviación, se estableció que la señal de socorro sería transmitida con las letras SOS (Save Our Ship / Send Out Succour), debido a lo fácil que resulta recordar e interpretar el código (···———···). Nunca os vais de la cueva sin aprender algo nuevo, ¿eh?

Esto ha sido todo por hoy, cavernícolas. Ante vosotros, un mundo de puntos y rayas con el que podréis comunicarios de una forma cuanto menos distinta a la par que añeja. Ya que os hemos dado unas nociones básicas, os planteamos un reto que podréis respondernos a través de nuestras redes sociales. ¿Qué hemos escrito aquí abajo?
¡Hasta la próxima!

·—·· ——— ··— —·· / —·—· ·— ···— ·

Total
0
Shares
Prev
Coyu desvela la tracklist de su próximo álbum y nos ofrece un nuevo tema con sorpresa

Coyu desvela la tracklist de su próximo álbum y nos ofrece un nuevo tema con sorpresa

El artista catalán nos presenta la tracklist de su inminente álbum, “You

Next
Loud Cave News (12 Ago. – 25 Ago.)

Loud Cave News (12 Ago. – 25 Ago.)

Tras dos semanas de ausencia volvemos a la carga con más noticias

You May Also Like