Tiempo de lectura: 2 min

El artista estadounidense, Khalid, nos presenta al fin su disco Free Spirit, uno de los trabajos más esperados de la escena r&b.

Ya es un hecho que Khalid no es ninguna estrella emergente, el porque es qué ya tiene más que un nombre hecho en la industria musical. Su estilo, tocando lo urbano, rozando soul, y algo de pop le han llevado a lo más alto desde que en 2016, nos sorprendiera y empezara a sonar su nombre con su single “Location”, el cual le hizo un hueco y poco a poco ha conseguido ser quien es hoy en día. Lo que tiene la música del artista es que toca varios estilos y por eso la hace especial. Las melodías, guitarras y la producción en general son de unas vibras que arrojan luz sobre su música, quizá sus fans esperaban algo más de oscuridad, líricamente sí que la podemos encontrar, pero su tono de voz hace que sea muy difícil que la música que brinda este cantante sea en algún aspecto oscura, profunda sí, y mucho.

El álbum cuenta con 17 cortes, de los cuales, SAFE y John Mayer son los únicos invitados a colaborar en este “Free Spirit”. A los mandos de la nave, hay todo un equipo con el cual Khalid se siente la mar de cómodo, Denis Kosiak, Myke “Scribz”, Digi, Charlie Handsome, y por supuesto no podemos olvidarnos del dúo Disclosure que son los creadores de la instrumental de ese single que presentaba la venida del disco, “Talk”.

Bailando por distintas instrumentales, nos encontramos piezas como “Hundred”, “Outta My Head” o “Heaven”, que resuenan a pop/rock alternativo, con bases más calmadas y haciendo de la vocal la protagonista y con una profundidad espiritual que solo consigue la atmósfera formada por los leves y cálidos sonidos de la melodía en fusión con la gran voz de Khalid. Sin embargo, “Buffin”, “Free Spirit”, “Saturday nights” rozan el rollo cantautor, baladas con espíritu pop y soul, en el que las guitarras dejan las riendas a la especial voz del artista. El lado mas r&b y urbano del álbum se lo llevan canciones como “Bad Luck”, “My Bad”, “Better” o “Talk” donde los sonidos, mas actuales entran en contacto con la voz del artista. Aún así el espíritu urbano es el qué menos brilla en este disco en concreto del estadounidense.

Sin embargo, Khalid es un cantante maravilloso que brinda a los fans un esfuerzo sólido que resalta sus habilidades vocales. Ha creado un disco que puede reproducirse de principio a fin, lo cual no es algo que a muchos artistas les preocupa en estos días, ya que la creación de éxitos individuales parece ser la prioridad. “Free Spirit” es pegadizo, ecléctico, ligero, musical y muestra una madurez musical de la que carecen muchos otros artistas de 21 años.