Tiempo de lectura: 3 min

2017 fue el último año en el que vimos un EP de zomboy, “Rott N’ Roll”. dos años más tarde el inglés vuelve con un sonido más que renovado.

Así es, “Rott N’ Roll” fue la última gran aparición de Zomboy allá por el 2017 -un gran tiempo atrás si tenemos en cuenta lo rápido que avanza la industria musical- desde entonces hemos escuchado apenas un par de temas sueltos para compilaciones de Never Say Die.

Es cierto que para muchos, la primera parte de “Rott N’ Roll” fue un gran EP, pero para muchos otros no fue así, entre los que sinceramente nos encontramos. El EP presentaba un sonido dubstep más que quemado para la época en la que estábamos, con vocales más propias del EDM y sin fuerza alguna en los drops. Pero esto es algo que dos años más tarde, ha cambiado.

Esto era algo que podíamos intuir con los primeros lanzamientos de singles que Zomboy ha ido haciendo y que se han incluido en el EP -excepto “Rebel Bass”- ya que empezamos a percibir un cambio en el sonido, ahora más consistente y adaptado al dubstep actual, pero sin perder la esencia de Zomboy que sí se había perdido en la primera parte de “Rott N’ Roll” en nuestra opinión.

Este cambio lo podemos ver en todos y cada uno de los temas del EP. El primero de ellos es “The Beast”, en el que después de una intro a piano y un build up muy “Zomboy” encontramos unos drops estridentes que contienen varios switches en los que la percusión agresiva es la protagonista. Es un muy buen tema y que como decíamos, ejemplifica bastante bien esta adaptación al dubstep actual.

Como segundo tema tenemos “Born To Survive” junto al vocalista rx Soul. Lo que al principio podría parecer un tema de future bass acaba desembocando en un drop de dubstep con ese nuevo carácter “made in Zomboy”. Vocales con más peso, drops mejor ejecutados, son algunas de las diferencias que vamos apreciando respecto a su anterior trabajo.

Usando de nuevo esa fórmula con la que el tema pudiera parecer en la intro un trabajo de Marshmello, “Lone Wolf” nos brinda otro gran drop de dubstep, con un buen diseño de sonido y un perfecto uso de los vocal chops. Justo antes del drop una vocal recalca “i’m back back”, y teniendo en cuenta que este fue uno de los primeros temas en lanzarse individualmente antes del EP, hasta el propio Zomboy nos indica que ha vuelto más fuerte que nunca. Uno de los mejores temas sin duda alguna.

Seguidamente tenemos una colaboración con MUST DIE!, otro veterano en lo que al dubstep se refiere. En “Revival” podemos escuchar los característicos sonidos de Zomboy y los agudos de MUST DIE!. Quizá este sea el más convencional en cuanto a dubstep de todo el EP, pero es uno de estos tracks que se disfrutan el doble en directo.

Para finalizar nos encontramos con “End Game”, en el que una vocal masculina nos introduce el tema de forma muy melódica. Sorprendentemente, los drops de este track son ni más ni menos que midtempo, algo que no esperábamos encontrar en este EP ya que es la primera vez por parte de Zomboy que escuchamos algo así, pero que cada vez está más de moda en general.

Personalmente podemos decir que nos ha encantado este regreso por parte de Zomboy, un artista muy querido por los amantes del dubstep y que parece que tiene música para rato. Saber renovarse es algo muy importante en el mundo de la música, y está claro que Zomboy no está dispuesto a perder su sitio en la escena.