Tiempo de lectura: 2 minutos

Hoy es 9 de Marzo. Evidentemente, no es un día cualquiera. Y no porque quizás sea el cumpleaños de algún conocido tuyo, si no porque es el día internacional del Dj.

No podemos hacer otra cosa que alabar esta figura. Hay tantos djs como canciones para mezclar prácticamente. Un sin fin de estilos, gustos, formas de pinchar que hacen de la música un sistema completo, compacto y sencillo de disfrutar. Somos de los que vivimos a base de recuerdos de festivales y salas, y..¿No son en estas al fin y al cabo, los deejays los protagonistas? No es la persona en si, si no lo que conlleva. Canciones que evocan recuerdos, amistades entre bailes sin importar, qué o quien te rodea…En definitiva, un universo paralelo. Dúos, tríos, b2b…Un abanico sin final de colaboraciones y formas de dar un espectáculo.

Es cierto que en muchas ocasiones, el show en si es mayor por todo lo que le rodea a éste; luces, serpentinas, bailarinas, bailarinas y serpentinas…Pero es indudable que todo gira en torno a este. Al fin y al cabo las visuales que van al ritmo de las música, esta es controlada por nuestro protagonista; el dj.

También encontramos muchas formas de pinchar, con vinilos, controladoras, cdjs…Cada cual a su gusto. El nivel del mismo no implica el dispositivo empleado; un ejemplo es Zedd, el cual sigue pinchando con una controladora a dia de hoy. Desde la cueva agradecemos las sesiones improvisadas, llenas de cambios inesperados y sobre todo, como no, cambios correctos. Es bastante frecuente observar que sesiones de artistas muy conocidos no llegan a encajar del todo; problemas con las transiciones, mixes que no cuentan historia alguna…

Escuchar un scratch, un doble drop, un cambio de vocal, un tema antiguo que no esperabas…Magia en forma de música.

Seguirán surgiendo nuevos djs y seguirá creciendo el mundo de la música. Aunque ya se está comenzando a crear djs robots, creemos ciegamente que estos nunca llegarán a dar el espectáculo que puede dar un ser humano, la conexión entre público, show y artista, jamas será similar.

Y a los que seáis Djs amateurs, no dejéis de perseguir vuestro sueño. Aunque quizá no lleguéis a lo alto de la fama, lo importantes es que disfrutéis con cada mezcla o set. Eso es lo único que importa.

Gracias a todos los que compartís esta pasión, los que hacéis kilómetros por tal de ver a ese deejay que tanto adoráis. No olvidéis que esto, la música electrónica, es aquello que nos hace tirar adelante cada día. Amistad, música y felicidad. Gracias a todos esos Djs que hacéis de horas minutos, de cambios musicales autenticas obras de arte. Nos encanta la música, y vosotros vivís de ella. Enhorabuena.

-El mundo no gira, lo mueven los djs-