Tiempo de lectura: 5 min

El primer largo de la joven Clairo es un proyecto centrado y cubierto por un gran equipo que han sabido sacar lo mejor de ella

Hace cosa de un año presentábamos a la joven Clairo a través de nuestro Monthly Pop, momento en el que la artista estrenaba su EP “Diary 001”, una pequeña obra que mostraba a una artista especial que consiguió un momento viral con “Flaming Hot Cheetos” y un EP con calidad y con personalidad. A pesar de lo que pudiera parecer, su discográfica no estuvo del todo contenta con el resultado, en parte porque se trataba al final de un montón de canciones de las cuales en muchas Clairo había trabajado previamente sin intención de lanzar un gran proyecto al mercado. Fue en este momento en el que Claire Cotrill se dio cuenta de que aún no tenía lo necesario para dar el paso de lanzar un álbum hasta que comenzó a conocer a gente de la industria entre los que se encuentran grandes productores como Ariel Reichstaid o el ex-miembro de Vampire Weekend, y artistas como Danielle Haim. Todos ellos y más han aconsejado y ayudado a Clairo en su LP recién estrenado, “Immunity”.

Otra de las cosas que la artista americana cuenta a Paper Magazine que ha querido cambiar con respecto a su anterior proyecto es el hecho de buscar colaboraciones con artistas por muy rompedores que puedan ser para variar su estilo. Ha sido ella la que, en su proceso de creación, ha tratado de ir amasando su propio estilo para sentirse cómoda y tornarlo a su antojo. Así, musicalmente los 11 temas que hay en “Immunity” muestran un cambio dirección de la cantante hacia un lugar más orgánico, simple y delicado con elementos del pop, el garage rock, la electrónica y el R&B conviviendo bajo una misma atmósfera en la que hay una protagonista con una voz frágil que se sincera, y a veces de manera brutal, en algunas de las historias de su adolescencia. 

El nombre de este “Immunity” fue dado como tal gracias al proceso de maduración y cambio que Clairo ha vivido, de la “capacidad de cambiar experiencias  y sentimiento negativos en algo positivo”. La artista dice también lo difícil que ha sido el sacar todas historias fuera cuando algunas de las cuales ni siquiera las ha compartido con sus amigos. Le gustaría haber no sido ese tipo de artista que tiene que sentirse como un modelo a seguir, pero que a la vez es muy bonito el poder tener esa responsabilidad para ayudar a la gente. 

Hablando de historias duras, Clairo cuenta en su opener “Alewife” a través de simples acordes de piano y una épica percusión una terrible noche en octavo curso en la que se hubiera suicidado si no hubiera sido por una de sus amigas, que la estuvo llamando sin parar hasta que le cogió el teléfono. Ahora, la artista plasma este tema sin flaquear con la voz, más como una celebración por no haberlo hecho y dando gracias por ello a su compañera.

A pesar de tener un sonido muy natural, en el álbum de Clairo hay momentos más artificiales como su segundo adelanto “Closer To You”, un track de producción evanescente, percusiones trap y en el que la voz de la artista pasa por el filtro del autotune, el cual cuenta que en todo “Immunity” está usado como una metáfora (“no es más que ella hablando a través de un muro de cristal en el que no te comunicas con total claridad o simplemente no te escuchan”).

Uno de los momentos más destacados de todo el álbum llega con “Bags”, canción en la que Clairo, abiertamente bisexual, cuenta el querer estar cómoda en su primera relación con otra persona del mismo sexo. El tema cuenta con claros ecos característicos de Rostam, arreglos de guitarras sencillos, pianos distorsionados que parecen rotos y una batería que va creciendo en presencia. Pero Clairo no solo habla en “Bags” de su relación con chicas. También lo hace en su tercer single “Sofia”track tremendamente adictivo y mucho más popero. Para Clairo, el hecho de escribir sobre mujeres para este álbum lo tomó como una celebración y algo que ha querido enfatizar, “como una celebración del colectivo sin pronombres ni historias hetero-normativas”.

En “Immunity” también hay canciones como “Softly”, la cual toma muchos elementos prestados del R&B que la hacen más cálida, sin perder los elementos distintivos del álbum como esa guitarra de melodía impredecible posterior al primer estribillo. En “White Flag” o “Feel Something”, por otro lado, acompaña estos elementos con ritmos melodías comerciales y una ambientación más psicodélica, siendo además un par de momentos del álbum en el que el sentimiento de Clairo se percibe especialmente transparente en el tono diferente de cada frase sin necesidad de saber lo que dicen en concreto.

El último track del disco, “I Wouldn’t Ask You” es sin duda otro de los que la artista nos ha dado que hablar. En este tema, la americana nos transporta a un momento de su vida en el que estaba sufriendo por una enfermedad articular que padece y su novio cuidaba de ella. Es el sentimiento de sentirse débil el que gana protagonismo en este tema en el que la voz de la cantante está pasada por un vocoder y que rompe en su segunda mitad con pequeños sintetizadores y un mar de voces suyas y de un coro de niños. Este coro se repite en otros tracks del álbum y tiene su explicación, pues para Clairo los niños “sienten todas sus emociones de una manera llevada hasta el extremo y sin preocuparse por cómo la gente los esté juzgando”, por lo que ha usado a estos en los momentos en los que siente las emociones que quiere transmitir de una manera plena.

Ya puedes escuchar “Immunity” al completo a continuación: