Tiempo de lectura: 2 minutos

El nuevo recopilatorio del norteamericano trae consigo 12 grandes trabajos del género latino.

La vertiente latina del house lleva varios años abriéndose paso entre los géneros más populares de la escena electrónica mundial. Nombres como el de Kryder la han llevado en volandas a la posición en la que se encuentra hoy en día.

Gracias al trabajo del británico con sus sellos (Sosumi, Cartel y Kryteria), el latin y el tribal house se han posicionado en el escaparate de la música dance. Este movimiento ha provocado que muchos artistas prueben este sonido, y que los que ya lo hacían suban como la espuma.

A las puertas del final de este 2018, yearmixes y todo tipo de compilaciones anuales comienzan a salir a la luz. Al igual que sucedía unas semanas atrás con el “God Save The Groove“, donde Kryteria Records consiguió reunir a artistas de todo el mundo para lanzar una compilación de temas latinos, Erick Morillo también ha decidido lanzar una compilación con los lanzamientos latinos que han tenido lugar este año en su sello discográfico, Sondos.

Con una gran trayectoria en la industria del house, la carrera del neoyorquino siempre ha estado influenciada por sus raíces latinas, y así lo muestra en este recopilatorio de 12 temas. Presentados de dos formas distintas; en formato original y también mezclados, permitiéndonos así disfrutar de una dinámica sesión con todos estos trabajos que han salido del horno a lo largo de este año en el sello de Erick.  

En cuanto a los temas, como era de esperar, nos encontramos con 12 producciones en las que lo latino ocupa el papel principal. Ritmos cargados de percusión, al más puro estilo tribal en ocasiones, instrumentos y vocales latinas que nos llevan directamente al corazón de Latinoamérica, la cuna de estos sonidos. Nombres como el de Frank Nitty o Eddie Thoneick, además del mismo Erick Morillo firman algunas de las grandes producciones que componen esta recopilación. Os la dejamos por aquí para que la descubráis por vosotros mismos. ¡Hasta la próxima cavernícolas!