Tiempo de lectura: 5 min

El rapero ibicenco realizó un concierto en la sala madrileña con multitud de artistas invitados y el público rendido al espectáculo.

Ya que en la cueva nunca hemos hablado de este artista toca introducirle un poco antes de hablaros de su apoteósico show en Madrid para los que no le conozcáis. Fernando Costa mantiene en su rap un estilo muy “noventero”, un estilo que le ha propulsado a lo más alto de la escena del rap español en sólo 3 años. Con millones de reproducciones y un álbum estrenado en verano de 2018, Fernando hizo sold out para este concierto en Madrid y para muchas más fechas de su tour.

Aún siendo conscientes del cartel de agotado que Fernando había conseguido colgar para este concierto, nos sorprendió la cantidad de gente que vimos al llegar a la calle en la que se encuentra la sala But, ya que esta rodeaba toda la manzana -que no es precisamente pequeña- haciendo cola para entrar. 

Una vez dentro volvimos a contemplar el llenazo, con toda la pista abarrotada y con el palco del piso de arriba ocupado también mientras las barras ya resonaban en la sala por parte del Sitton, telonero y amigo de Fernando que calentaba el ambiente con su repertorio de temas como “Fango” o “La Marea”.

Después de un tiempo de espera entre Sitton y Fernando que se hizo algo largo, éste apareció en el escenario con el gran DJ Blasfem a los platos. Como siempre, Fernando fue muy cercano con su público, al que saludó y dio las gracias en repetidas ocasiones antes de empezar a cantar.

El tema elegido para dar comienzo al concierto fue uno de los éxitos de su nuevo álbum “Yipiyou”, ni más ni menos que “Dynamo”. Un público entregado -entre los que nos incluímos- empezó a corear cada barra desde el minuto uno, y con este comienzo supimos que el concierto sería algo para el recuerdo, “magia como Dynamo”

                                 

Los invitados especiales que tanto marcaron el show aparecerían pronto y es que nada más empezar Sitton volvió a pisar la tarima para cantar a dúo con Fernando su colaboración “Psycho Brothers”. Después de esto también apareció El Niño Snake con el que Fernando cantó “Esclavos de lo Ilegal”.

Siendo “Yipiyou” un álbum que triunfó como el que más el año pasado, el público se volvió con cada uno de los tema del mismo que sonaron como “Cowboys”, “Por la calle abajo” o “Qué más da”, un tema muy emotivo que el artista dedicó a todas las familias que sufren por el cáncer.

Entre tanto siguieron apareciendo más compañeros del gremio como J Dose, con el que Fernando cantó las dos colaboraciones que aparecen en su disco: “Avisos parentales” y “Dale”. Como no tenía que salir también al escenario Dollar, uña y carne con Fernando; juntos protagonizaron varios de los momentos más apoteósicos del concierto cantando sus temas “Pa que lo gocen” y “Chacho”, ambos muy enfocados a que el público salte y coree como con ningún otro tema con sus letras pegadizas.

No todo fueron temas nuevos, ya que Fernando no se olvida de sus antiguos éxitos y pudimos disfrutar en directo de temas como “Warriors” o “Barco a la deriva”. Más artistas iban pasando por la tarima, entre ellos Jhise, miembro del grupo Sacrificio y Pasta con el que cantó “Fratellos”. A pesar de que fueron muchos los artistas que pasaron por el concierto, algunos de ellos con los que ha colaborado Fernando no pudieron estar presentes, por ello el rapero cantó su parte de la canción en “Monfrero” (junto a Petit Ribery) y “Hustlers” (junto a Natos y Waor). Algo que sin duda el público agradece ya que Fernando Costa siempre destaca por sus partes en las colaboraciones.

                               

En la recta final del concierto entró en escena Prok y seguidamente Ayax, dos de los mayores titanes del rap español de esta generación. Con el primero sonó “Reina” y con ambos gemelos en el escenario “Lutte”, un tema de muchísimo éxito con el que enloquecieron -aún más si cabe- a los allí presentes.

Por último y como no podía ser de otra forma, Fernando Costa cerró su actuación con su tema estrella: “Malamanera”. Un tema de hace dos años con el que le conocieron miles de sus ahora fans, y que todos ellos se saben a la perfección. Con “Malamanera” el público se dejó todo lo que le quedaba de voz mientras en el escenario Fernando y el resto de artistas que habían participado saltaban y cantaban. En definitiva un enorme final al nivel de todo el concierto.

Diversión, entrega y sobre todo rap son las tres palabras que definen a la perfección este concierto que sin suda repetiríamos una y mil veces. Si todo sigue así, es probable que el próximo año veamos otro llenazo por parte de Fernando Costa pero en una sala más grande… ¡Pero lo que es seguro es que no nos lo perderemos!