Tiempo de lectura: 7 min

El artista francés vuelve para traernos su segundo álbum de estudio después de casi cinco años alejado de los focos

¿Alguna vez te has sentido solo? ¿Has tenido la sensación de estar en un mundo lúgubre y oscuro? Pues si este es tu caso, después de escuchar “Hyperion”, el nuevo álbum de Gesaffelstein, vas a sentirte muy identificado con esto.

Pero vayamos por orden. ¿Quién es Gesaffelstein? Quizá muchos le conocéis, quizá no, pero tened clara una cosa. Es uno de los mejores productores a escala mundial. Y esto no lo decimos en balde, ya que ha trabajado para gente de la talla de Tiga, A$AP Rocky, Depeche Mode, Lana del Rey y Kanye West.

Su música es su propio universo, totalmente distinto a cualquier otro productor, ya que lo que él hace se basa en una especie de techno industrial oscuro y amenazante, con toques electrónicos. El francés no busca darte música para un festival, sino crear una atmósfera en la que consigue jugar con tu mente y tus sentimientos a su merced.

En 2012 recibimos su primer CD, “Aleph”, en el que nos demostraba justamente ese estilo tan suyo que le caracteriza, a un nivel muy superior a la media de djs que estamos acostumbrados a escuchar. Y después de un lapso de tiempo entre las sombras, vuelve para volvernos a dejar impresionados.

Hyperion” cuenta con diez temas en los cuales nos cuenta una historia diferente en cada uno de ellos, con sonidos similares creando ese vínculo que une a cada tema del disco. Además, colabora con artistas de talla mundial como son The Weekend, Pharrell Williams, The Hacker, Electric Youth y HAIM. Además, un detalle que podemos observar antes de adentrarnos en el sonido del propio álbum es la duración del último tema, pasando de los 10 minutos. ¿Qué nos tendrá preparado el productor francés? Vamos a comprobarlo:

Hyperion
El álbum empieza con el tema que lleva el nombre del mismo, “Hyperion”, en el cual Gesaffelstein nos muestra su dominio de los sintetizadores a base de un tema sin percusión alguna. El sonido es pura y únicamente sintético. Arpegios, acordes, melodías totalmente caóticas y sobre todo un juego magistral con los envolventes, muy similar al 8D. Cada sonido tiene su posición específica y sus movimientos a través de nuestros oídos. Ya sabemos que al productor francés le encanta jugar con nuestras mentes y así ha hecho con este primer tema.

Reset
Reset” es el primer tema que nos presentó Gesaffelstein para su vuelta al estudio, sorprendiéndonos a todos con su aparición y con un vídeo que nos transmitía un mensaje muy claro: Viene a romper con las modas actuales. La composición de “Reset” es bastante oscura, dándonos un ritmo lento pero con una esencia muy lúgubre a través de las frecuencias bajas y las disonancias de los pads. Nos pone los pelos de punta.

Lost in the Fire (ft. The Weekend)
Lost in the Fire” trajo consigo la polémica del machismo debido a la letra de The Weekend, pero dejando eso de lado, hablamos de una composición técnicamente perfecta. La voz del canadiense se sitúa en el centro de la canción y recibe una gran profundidad gracias a la reverb, que hace que resuene como si estuviese cantando en un lugar vacío. A eso le añadimos la percusión y el sonido tan único  que le añade Gesaffelstein a esta canción y tenemos una producción de diez. Está claro que estos dos se complementan a la perfección, ya que no es la primera vez que colaboran y el resultado sigue siendo tremendo.

Ever Now
Volvemos a la oscuridad que emana el disco. “Even Now” tiene una particularidad, y es la ausencia total de bombo, que lo sustituye el propio sonido principal del track, a modo de pulso, mientras a la vez va haciendo melodías. Este sonido, además, le quita gran parte de protagonimo al bajo, que se mantiene constante durante toda la pista. En general, todo fluye hacia ese aura oscura que nos transmite, pero con esa idea tan experimental de jugar con los sonidos a su antojo.

Blast Off (ft. Pharrell Williams)
Como ya dijimos en nuestro Selection #128, Gesaffelstein tiene la capacidad de convertir en oscura hasta la voz más clara. Un cantante que nos tiene acostumbrado a temas como “Happy” o “Get Lucky”, se atreve a darle un giro de 180 grados a su estilo alegre para colaborar con la oscuridad personificada. “Blast Off” nos recuerda al propio estilo de Daft Punk, reviviendo el french house más popero con la voz de Pharrell Williams.

So Bad (feat. HAIM)
La voz aguda de HAIM se mezcla con el profundo bajo de Gesaffelstein, creando un tema que nos recuerda al estilo de Flume. Cobra gran peso los sintes que crean la atmósfera alrededor de la voz. Una vez más, un trabajo increíble con la posición de la voz, jugando con el estéreo de una forma impresionante. Te pierdes gran parte de la magia de estas canciones si no llevas puestos tus cascos.

Forever (feat. The Hacker & Electric Youth)
Colaboración con The Hacker, a quien ya le hizo un remix hace unos años, y Electric Youth, dúo que le da ese sonido synth pop a “Forever”. La voz dulce de Bronwyn Griffin suena que da gusto junto a los sintes, aportando su frescura al bass de Gesaffelstein. Además, poco antes de acabar la canción, nos encontramos con sonidos totalmente analógicos creándonos una sensación de ansiedad junto con el movimiento a los lados de los efectos de sonido. Pasas de la tranquilidad que transmite la mayor parte de la pista a algo mucho más incómodo. Pero no por ser incómodo es malo, ya que es la sensación que nos quiere transmitir el francés en esta parte.

Vortex
Nos vamos a un sonido más cercano al midtempo, con trazas de techno oscuro. El sonido “marca de la casa” de Gesaffelstein. “Vortex” nos crea una sensación artificial, digna de una película de ciencia ficción, gracias a una gran síntesis de sonido. Esta vez, la percusión tiene gran parte de peso ya que le da muchísima contundencia a esta pista. Otro detalle es la forma de acabar, muy abrupta e inesperada.

Memora
Memora” es un tema que nos crea una sensación de vacío, de falta de vocal para acompañar la base, pero no es así en absoluto. Es una vez más esa misma oscuridad que parece salir de una banda sonora. Podemos notar cómo se mueven de lado a lado efectos de sonido al estilo de láseres mientras se abre y se cierra la reverberación del sinte principal. La pista va de menos a más hasta que llegamos al beat, el cual no entra hasta la parte final del track, creando el clímax de este.

Humanity Gone
Humanity Gone” es la pura esencia de este LP durante diez intensos minutos. Nos cuenta una historia de principio a fin como si se tratase de un mixtape. La propia pista va cambiando y mostrándonos diferentes sonidos a lo largo de la misma, mientras el beat aparece y desaparece. Podemos escuchar incluso saxofones con muchísima síntesis de sonido detrás e incluso podríamos decir que entre todos los sintes acaban creando una orquesta de sonidos digitales a la altura de cualquier orquesta sinfónica. Una obra maestra por parte del francés que te transportará a el lugar más recóndito y oscuro del planeta. Merece la pena escucharlo una y otra vez.

Después de escuchar todo “Hyperion”, es difícil que no te haya sorprendido y creado diversas sensaciones que nos gustaría que nos contases en nuestras redes sociales, ya que el álbum tiene precisamente ese propósito: entrar en tu mente y hacerte partícipe del propio mundo de Gesaffelstein.

Esperamos que os haya gustado y, por supuesto, aquí os dejamos la lista de Spotify con cada una de las pistas que confrontan “Hyperion”.