IDK USEE4YOURSELF

IDK se muestra transparente en el gran “USEE4YOURSELF”

El rapero de Maryland lanza su segundo álbum de estudio en el que se confiesa sobre la falta de amor en su familia, la religión y en general de su vida.

IDK muestra con cada detalle que cuida en su carrera, que es uno de esos artistas diferentes y que sabe cómo hacer las cosas. Desde su nombre, que se suele interpretar en el slang americano como ‘I don’t know” (no sé en español), pero que en su caso significa ‘Ignorantly Delivering Knowledge’ (todo lo contrario), hasta lo cuidado que se muestra su nuevo disco “USEE4YOURSELF”.

A pesar de llevar ya unos cuantos años en el juego, IDK está recibiendo ahora el reconocimiento que merece por parte de los fans del rap estadounidense. Pero esto no le ha impedido hacer grandes cosas dentro y fuera de la música. IDK fue el primer artista en conseguir una colaboración con la Universidad de Harvard para impartir un curso de industria musical a personas “negras, indígenas y de color”, totalmente gratuito. También construyó una cancha de baloncesto y organizó un torneo para su comunidad, así como ha conseguido formar parte de la marca Nike y colaborar con Guess para sacar su propia línea de ropa como hizo J Balvin.


En su álbum debut “Is He Real?”, IDK tenía una lucha constante con Dios preguntándose su existencia y no llegando a ninguna conclusión. En este “USEE4YOURSELF”, el concepto del álbum anterior se entiende más puesto que IDK se abre en canal para hablarnos de la falta de amor en su casa y su relación con la religión desde pequeño. Admite que esa falta de amor ha hecho que haya intentado buscarlo en amistades y mujeres, con una masculinidad tóxica que arrastra desde pequeño. En su Instagram contaba que sus padres sólo le mostraban cariño cuando hacía las cosas bien en el colegio, algo que no solía ocurrir. Y que juegos como Pokémon o Runescape de la Gameboy eran su forma de escaparse de la realidad, es por ello que a amigos y colegas de la escena ha enviado su álbum a través de una Gameboy.


En la intro llamada “3018091821” podemos escuchar el sonido de encendido de una Gameboy, una llamada conectándose, a él corriendo y jadeando y voces y pájaros de fondo. En el final, la voz sacada de un monólogo que habla del amor a través del sacrificio. Después suena “Santa Monica Blvd”, un trap agresivo donde habla de su éxito, sus enemigos, y menciona por primera vez la falta de amor que ha vivido.


El estilo cambia radicalmente en “Dogs Don’t Lie”, donde emergen el rap más puro al hablar sobre la falsedad y las mentiras de la gente. Este hace una transición increíblemente fina hacia el primer interludio “Truth”, que ralentiza el paso y nos prepara para el chulesco y ostentoso “PradadaBang”. En colaboración con Young Thug, este banger de trap cambia el tono del álbum, sobre todo gracias a la producción, entre otros, del tres veces campeón de la NBA JaVale McGee. Después de esta tenemos la colaboración con Offset “Shoot My Shot”, que aunque también tiene una original producción, no llega a ser ni la mitad de pegadiza que la anterior.


Después de esta pequeña con un sonido algo más mainstream, nos encontramos con la colaboración más espectacular del álbum. A IDK se le unen la leyenda y fallecido MF DOOM, Westside Gunn y el nominado a un Grammy Jay Electronica en “Red”. La canción se va construyendo desde el comienzo de una manera increíble. Primero sólo con violines mientras Westside lanza su verso y sus locos ad-libs. Después entra IDK muy elegantemente y a la mitad de su verso aparece la instrumental, que crea el hype junto a los juegos de palabras del artista para pasar al pre-estribillo. El estribillo es la explosión que estábamos esperando, donde IDK junto a la voz adicional de Gabby! nos dejan uno de los coros más satisfactorios al oído y más pegadizos de todo el año. Justo después asiste MF DOOM con su grave voz y al final Jay Electronica lo cierra con su verso. Probablemente el track mejor elaborado de todo el álbum, una pieza imperdible.


IDK es un gran rapero pero es mucho más que eso. En varios temas de este álbum demuestra lo bien que se le da cantar y en general lo melódico. En “Puerto Rico” con Lucky Daye ambos despliegan un r&b meloso con una producción minimalista y muy buena. “10 Feet” con T-Pain sigue por el camino de lo melódico con una temática sexual y amorosa. “Peloton”, otro gran highlight del álbum, también sigue por esa línea aunque sobre una base más trap, acompañada por un sample de la banda de soul The Stylistics. También nos deja momento para el baile en “Keto” con Swae Lee y Rico Nasty, donde sobre claps y ritmos acelerados que no llegan a acabar en house producidos por The Neptunes, los tres se muestran con un flow impecable.


Ya hacia el final del álbum es cuando más sale a la luz el tema que IDK quería tratar con este álbum. En la canción “1995” entra de lleno y en profundidad a hablar sobre la relación con su madre, que nunca le mostraba afecto, y cómo veía que su familia no era normal al compararla con las familias blancas que salían en la televisión. En el segundo verso admite que todo esto afectó a su forma de ver la vida y su personalidad.


La carga emocional más grande llega con tres temas como “Hey Auntie”. En la intro dice que nunca ha experimentado el tener una familia con amor, y se pregunta cómo sería. El resto de la canción va sobre esta imaginación pero la corta para revelar la durísima vivencia de haber sido abusado sexualmente en su infancia. También le asiste en el final el mítico Slick Rick. En “Cry in Church” junto a Sevyn Streeter sigue metiendo el dedo en su propia llaga y recrimina a su madre el haberle tenido tan joven y no haberle tratado bien, así como a su padrastro. Pero a la vez se muestra con un amor y confianza propia muy grande, y enlaza con el tema religioso con un trozo de un tema de DMX donde éste reza.


El tema final es “Closure”, que hace la transición del tema anterior con la frase que se repite “Mama’s gonna buy you a mockingbird”. IDK ni siquiera rapea en este último tema, sólo habla. De nuevo habla a su madre a través de una llamada y de forma muy directa; comenta que está bien ser religioso pero que antes hay que entender la necesidad de ser querido: “Ojalá hubieras puesto la misma cantidad de énfasis que pones en la religión y aprender sobre eso y seguir a Dios con el amor que me diste”. Y justo después se muestra con todos sus defectos: “Creo que, con eso, tal vez hubiera tratado a las mujeres un poco mejor. Tal vez hubiera tenido un poco más de confianza en otras personas. Tal vez no sentiría la necesidad de usar mi éxito como armadura.”

Pero lo último que escuchamos en este álbum y que sirve como un bonito cierre a todo el proyecto es lo siguiente: “Sin embargo, lo más importante es que no estoy enfadado contigo y me siento bien con algunas de las cosas por las que hemos pasado, ¿sabes? Y quiero que entiendas eso. Te quiero mamá. Okay, adiós.” A lo que se oye como respuesta: “Yo también te quiero”.


Escuchando este proyecto y sobre todo el final del mismo, da la sensación de que IDK se ha quitado un grandísimo peso de encima y ha encontrado la paz mental a pesar de todo lo que ha ocurrido en su vida. Esto es algo que hace que conectemos mucho con la historia que cuenta el álbum. Dejando eso a un lado, es también un disco en el que IDK va sobrado de lírica, flows, y ritmos distintos, obligando a ver al mundo el talento que posee. “USEE4YOURSELF” es sin duda uno de los álbumes de rap del año.

Total
0
Shares
Prev
Sickmode continúa la saga de “HEY X” lanzando la segunda parte

Sickmode continúa la saga de “HEY X” lanzando la segunda parte

Por si la primera entrega de este mini álbum no sació del todo vuestro ansia,

Next
Se cumplen 10 años desde el día que Madeon hizo magia

Se cumplen 10 años desde el día que Madeon hizo magia

Madeon Pop Culture

You May Also Like