Tiempo de lectura: 4 minutos

Probablemente relacionéis Getter con un estilo de música concreto. Y es que el productor dió el salto a la fama gracias a canciones con sonidos sucios; piezas potentes que transmitían oscuridad, garra… Pues bien, ¿listos para conocer la faceta musical completamente opuesta del estadounidense? ¡Vamos a ello!

A la venta a través de mau5trap, estamos sin duda alguna ante uno de los mejores álbumes del 2018. Una apuesta bastante arriesgada por parte de Getter, que a lo largo de estas doce canciones nos sumerge en un mundo de sentimientos a flor de piel, sonidos profundos y susurros en forma de notas musicales. Aquí cada segundo cuenta, y es que la calidad de sonido de este “Visceral” va a otro nivel. Alejaos de todo lo convencional, lo mainstream, los estereotipos… Y bienvenidos a esta maravilla en forma de álbum.

Analizaremos el mismo en función de las diversas corrientes que apreciamos en el álbum, y no individualmente, para no hacerlo especialmente pesado. Englobaremos de la siguiente manera; por un lado los temas que juguetean con el hip hop. Por otro lado, canciones puramente ambientales y experimentales. Y finalmente, piezas que, pese a ser melódicas, son especialmente enérgicas. Seguiremos además dicho orden. ¿Listos?

Sección hip-hop
“Bleed” junto a Name UL es rap americano en estado puro. Evidentemente el acompañamiento de Getter es esencial a nivel musical, pero el principar protagonista es rapero neozelandés. Aunque el comienzo es puramente ambiental, en el que apenas ningún sonido toma protagonismo, es a partir del minuto 1 donde entra en escena Name UL. Nos encanta ver colaboraciones de artistas de música electrónica con otros géneros, y más aún en un álbum de este calibre. Este no es el único acercamiento de Getter al hip hop; en “Numb” en colaboración con Allan Kingdom, -aunque de manera más secundaria- podemos apreciar esta simbiosis musical. Una pieza bastante más pausada que “Bleed”. Pese a que la corriente musical sea similar, estamos ante dos canciones que transmiten sentimientos bastantes diferentes, algo que se agradece.
Sección ambiental/experimental
Cambiamos por completo y nos sumergimos en los dos principales grupos de este álbum. Comenzando con los temas ambientales, Getter nos demuestra que domina la materia de forma excepcional. “Purgatory”, primera pieza de “Visceral”. Cerrad los ojos por un momento, evadir el pensamiento y pensad… ¿No concuerda por completo con la banda sonora de una película? Poco a poco, los sonidos van evolucionando, desarrollándose, consiguiendo que el tema crezca musicalmente. Todo esto para terminar en un tardío a la par que extraño primer drop, el cual antes de finalizar el tema, tiene una segunda parte, algo más contundente. Sentimiento hecho música.

“Release” representa calma en estado puro. Desde sus sonidos, su estructura, hasta la vocal… Todo circula tranquilamente. Belleza en forma de música. Siguiendo con “Made For You”, este track es pura fantasía. Pocas canciones hemos analizado en Loud Cave de este corte. Te sugiere absolutamente todo y a la vez nada. Es curioso como el tema incorpora una vocal pero esta participa como si un de un sonido secundario se tratase, creando ambiente.

El último de este peculiar grupo es “Best Of Me”, canción en la que colabora Sweetsound. Un track que nos sorprende por los sonidos de ambos drops, los cuales nos recuerdan inevitablemente a bitbird, ya que el sello discográfico de San Holo es aficionado a recopilar temas de este calibre. “On My Way” junto a Joji es el último tema de este gran álbum. Una canción que transmite buen rollo por doquier. No hay vocales que valgan; las percusiones y los diferentes sonidos que se van sucediendo son los protagonistas.
Sección melódica/enérgica
La cosa se pone seria. Empezamos esta particular selección con “Part Of Me”, junto a AudioOpera. Lo que comienza con una tímida base y un conjunto de susurros en forma de vocal, no tardará mucho en erupcionar. Nos fascina la profundidad que adquiere el tema en ambos drops; prácticamente es imposible no emocionarse. La pieza más larga de todo el álbum, poco más de seis minutos. Siguiendo con “All Is Lost”, uno de los mejores tracks de “Visceral”. Ya nos dejó boquiabiertos cuando salió en julio dentro de “mau5ville Level 1”, álbum que evidentemente analizamos aquí. Para muchos, esta canción se encuentra dentro de los temas más destacados del 2018, en lo que a su estilo respecta. Maravilla en forma de música electrónica.

Cierran este grupo “Hold On Tight”, junto a NJOMZA y  “Solo”, con la colaboración de Party Nails. Ambos son una genialidad, aunque están orientados de forma diferente: el primero está caracterizado por tener sonidos frescos, creando un conjunto musical bastante peculiar. Sin embargo, en el segundo Getter parece recordar partes de la otra cara de su música, y aunque la pieza se desarrolla en un entorno melódico, disfrutamos del tema más cañero de todo el álbum.
De forma ajena a estos tres grupos, analizaremos el interlude. Un interludio  es una herramienta que se usa en algunos álbumes. El objetivo es estructurar el álbum, dividiendo este en diferentes partes. Es un toque de calidad, el cual da cierto carisma al mismo. Y sin duda, este “Colorblind (interlude)” aporta al tema un toque de genialidad imprescindible. Nos alejamos ahora sí por completo de cualquier género, estructura o estilo musical. Getter, su música y sus sentimientos. Nada más.

Est0 es todo cavernícolas. Aquí termina este particular análisis de “Visceral”. Queremos recalcar que la división es puramente subjetiva; es nuestra particular forma de dividir el álbum, para así lograr un análisis más ameno, sin dejar atrás determinados aspectos que creemos importantes. Getter pone las cartas sobre la mesa y demuestra que a día de hoy puede producir lo que quiere, y siendo realistas… Esta corriente musical se le da genial. No tenemos duda alguna en que estamos ante uno de los mejores álbumes del 2018, o al menos estará en la disputa entre los más destacados.

¡Ahora os toca a vosotros disfrutar de estas doce obras de arte!