Tiempo de lectura: 5 min

Después de un tiempo de inactividad la promotora madrileña lo dio todo en la sala Nazca.

El pasado viernes 12 tuvimos la oportunidad de asistir a la nueva cita de Ovnicat, promotora que os sonará por otros eventos previos, incluyendo colaboraciones con Dope Sqvad, y por nuestro paso por la fiesta exclusiva que organizó a principios de 2018 y que podéis rememorar aqui. Esta vez, Ovnicat ha decidido abrirse a todo aquel que quisiera asistir organizando su nueva fiesta en la planta superior de la sala Nazca, en Madrid. La sala, pequeña aunque acogedora, albergó a lo largo de la noche a alrededor de 120 asistentes que no pararon de bailar en ningún momento, incluyendo aquellos curiosos que venían de otras salas a dejarse llevar por el mejor bass.

El encargado de abrir la fiesta fue Xema Fuentes, productor principalmente de moombahton con temas como “Taka”. Xema nos recibió en la sala con un amplio abanico del mejor house: tech house con temas de producto nacional como “Kuanza” de Dishock, seguido de G house con clásicos del género como “Diamonds” de Malaa y terminando el combo con bass house con temas como “Agen Wida” de Skrillex y Joyryde o “Ware House”, de este último productor. Después, Xema se pasó a su territorio y nos hizo bailar a ritmo de moombah con ID’s propias o su colaboración con PuroFuego, “BamBam”. Finalmente, nos brindó un emotivo future bass para dar paso al siguiente artista.

Alpaspa fue entonces quien desde el minuto uno de su set puso patas arriba la “nave”. Este DJ, el cual tiene una gran facilidad para desenvolverse con los platos como ya pudimos comprobar en la anterior Ovnicat, no se olvidó de un solo género. Comenzó su sesión con el dubstep más cañero que incluso llegó a combinar con happy hardcore, volviendo locos a todos y cada uno de los asistentes. Tras esto, Alpaspa nos brindó unos minutos de tech house para recobrar fuerzas para, seguidamente, volvernos a someter a un enérgico headbanging a ritmo de dubstep y riddim con temas como “Pray for Riddim” de Virtual Riot o “Behemoth” de Svdden Death. Al final de su set, Xema Fuentes, quien al parecer se había quedado con ganas de más, le tomó el relevo durante unos minutos para hacernos bailar con estos últimos géneros.

Fue entonces el turno de Ric Waves, artista que ya tuvimos el placer de conocer y entrevistar el año pasado en Leaving the Cave. Ric no quiso bajar el ritmo con el que Alpaspa había cerrado su sesión y nos ofreció de nuevo un set de lo más variado. Comenzó con emotivos clásicos de la electrónica como el remix de Skrillex a “Cinema” y “Stay the Night” de Zedd mezclados con un dubstep rompedor. Después su sesión pasó a ser puro drum & bass con temazos como “Tell me” de Receptor o el segundo drop de “Bring the Madness”, colaboración de Excision y Pegboard Nerds.

Hacemos un inciso: a estas alturas de la noche (las 04:00), la organización decidió agradecer al público su asistencia al evento repartiendo unos sándwiches que nos ayudarían a recobrar fuerzas para terminar la noche. Pequeños detalles que dan muchos puntos a una organización que sin duda se preocupa en primera persona de sus asistentes.

Volviendo al set de Ric Waves, tras su paso por el drum & bass, volvió al dubstep de la mejor manera posible: presentándonos en exclusiva su próximo tema. Un track que cuenta con hasta 4 brutales y enérgicos drops, uno de ellos de drum & bass. El propio Ric nos confirmó que en apenas dos semanas podremos disfrutar de este bombazo, y en la cueva estamos ansiosos de ello. El resto de su sesión continuó con temas de una gran variedad de géneros, entre ellos trap con “Colorblind” de Getter, el melódico tema “Ms Jackson” de Party Pupils, hard de la mano de Darren Styles con “Us Against the World”, e incluso sonó jersey club con el remix de 4B a “Mi Gente”. Sin duda, la inesperada mezcla con la que nos deleitó Ric Waves nos sorprendió gustosamente.

El encargado de cerrar la fiesta de Ovnicat fue DPR, con quien hemos tenido el placer de bailar en numerosas ocasiones en la sala que posee el monopolio del drum & bass en la capital española, Twist, en la cual lleva pinchando desde 2016 y un año siendo residente. DPR nos ofreció una insaciable sesión llena de drum & bass tocando distintos subgéneros como neuro, jump up o dancefloor. Nos quedamos fascinados con la energía y motivación que este DJ nos transmite cuando se pone en los platos. A pesar de las altas horas de la madrugada, mantuvo al público a tope con temas como “White Flag VIP” de Delta Heavy, “The Elephant” de DJ Limited o “Bass Symptom” de Mr. Frenkie. Es más, el propio DPR se lo estaba pasando tan bien que decidió poner “Want You” de Kanine y bajar de la cabina para formar un divertido mosh pit con el público. El DJ concluyó la Ovnicat con liquid drum & bass, poniendo como tema final “Afterglow” de Wilkinson, un emotivo clásico del genero que los supervivientes a la “abducción” de Ovnicat cantaron a pleno pulmón y bailaron con todas sus fuerzas.

Variedad. Así es como podríamos definir la Ovnicat en una sola palabra. Pero una sola palabra se nos queda corto para expresar lo mucho que disfrutamos en esta fiesta del viernes noche. Sin duda alguna, tanto nosotros, como el resto del público y el talento nacional de la electrónica, agradecemos que la promotora arriesgue por este tipo de eventos, dado que la música bass no es algo que esté muy extendido por la península, y mucho menos en la capital.

Poco a poco confiamos en que continúe creciendo como ha hecho hasta ahora, y esperamos ansiosos a la próxima cita que Ovnicat nos concierte. ¡Nos vemos en la próxima, cavernícolas!