Tiempo de lectura: 12 min

El festival madrileño A Summer Story se consolida como uno de los grandes festivales de nuestro país en su cuarta edición.

Tras 3 años siendo uno de los festivales nacionales que más ha dado que hablar, A Summer Story presentó su cuarta edición el pasado 22 y 23 de junio, la cual ha sido la que más éxito ha tenido hasta la fecha en lo que a números se refiere. Y es que han sido decenas de miles de personas las que han viajado desde todos los rincones españoles, y alguno más internacional, para asistir a uno de los eventos más importantes del año de música electrónica, el cual ha sido capitaneado por artistas de la talla de Axwell & Ingrosso, Armin Van Buuren, Joris Voorn, Kolsch o el ya regular DJ Nano.

La Ciudad del Rock de Arganda del Rey fue la encargada de acoger A Summer Story al igual que lleva haciendo todas sus ediciones, aunque esta vez presentó novedades en sus instalaciones con respecto a otros años. En primer lugar y creemos más importante y original ha sido el espacio dedicado a la memoria de Avicii, el famoso DJ que nos dejó hace poco de una manera demasiado temprana y que el festival ha querido rendir homenaje mediante un memorial en el que la gente podía rendirle homenaje mediante tweets que aparecían en pantalla grande y escuchar su música para recordarle de la manera que se merece.

Otra de las instalaciones con más éxito fue el túnel de luces y música que organizó Ron Barceló para que los asistentes pudieran tener una experiencia audiovisual original, de una manera distinta a la que se hace frente al escenario pero manteniendo la esencia de un festival. Además, a la salida te obsequiaban con unos palos de gomaespuma con luces incluidas, un precioso recuerdo que llevarse a casa.


El recinto de A Summer Story contó además con una zona de descanso especial con cojines grandes, lo cual es una buena idea pero que no llegó a elaborarse del todo con éxito, pues para la ingente cantidad de personas que había era demasiado pequeña y además innecesariamente controlada por el personal del festival. Aun así, también había una buena cantidad de bancos donde poderse sentar y mesas para cenar tranquilamente y descansar un rato los oídos. Sin embargo, fuimos muchos los que preferimos usar los fondos del Burn Stage para aliviar las piernas mientras seguíamos atendiendo los jugosos sets que el festival ofrecía.

Hablando en plata, la coordinación del festival no comenzó de la mejor manera posible: mientras que las actuaciones empezaron a las 20 lo hicieron ante unos escenarios prácticamente vacíos, ya que la organización no dejó entrar a la gente hasta unos 15-20 minutos más tarde, encontrándonos a unos Delaporte, Manu González y Julien Leik actuando a la nada. En nuestra opinión lo más correcto habría sido, por lo menos, avisar a las mencionadas actuaciones para que salieran más tarde aunque tuvieran que recortar su set. De todos ellos nosotros asistimos a los primeros: Delaporte ofreció un set lleno de energía y baile en el que no faltaron las canciones de su último trabajo “Uno”, algunos de sus temas anteriores como “Pájaro Salvaje” o su último single estrenado la semana pasada, “Azul Marino”.

Después de un perfecto comienzo de la velada nos dispusimos a escuchar a CID, quien se entregó a su público con un increíble set de deep house mientras el sol caía, en el cual no faltaron temazos como el reciente “Lick It” de Valentino Khan, mashups sorprendentes o remezclas a temas comerciales conocidos como “Bodak Yellow” de Cardi B. Punto extra para el protegido de Kaskade por haberse defendido de una manera ejemplar tras haber tenido que alargar su set ante un aparente retraso de su relevista en el escenario, Michael Calfan.

Mientras tanto en el escenario principal podíamos disfrutar de Vitalic con su show OCD live, que nos pudo sorprender con su “decoración” especial y un espectáculo visual sin precedentes. Disfrutamos de temas como “Levitation”, “Second Lives”, “Ooey” o “Poison Lips”, sin duda un set lleno de magia y cariño hacia la música.

A continuación nos desplazamos hacia el Burn Stage para contemplar la última media hora de Michael Calfan. El francés nos hizo movernos de lo lindo con un set cargado de deep y tech house, en el cual pudimos disfrutar desde su recién estrenado “Got You” hasta su mítico “Resurrection”.

A Michael Calfan lo seguía Kryder, el rey del groove, que dio comienzo a su set con los tambores de “Balada” de Federico Scavo y fue transcurriendo la noche con increíbles temas como “Ghost Voices”, “Stay With Me” o su propio “Romani” en colaboración con Steve Angello que está a la vuelta de la esquina. Kryder nos transmitió mucha alegría y ganas de bailar con su espectacular set convirtiéndose en un fijo del festival.

Lllegó el momento de Dj Nano, el español en su faceta más mainstream, hizo un set combinando estilos, y presentando mucho de los temas de su disco y lo que más gustó al publico, el pequeño homenaje de media hora que le hizo a Avicii, todo un detalle de Nano.

El español precedía a uno de los platos mas esperados de la noche, el holandés Fedde Le Grand, que para sorpresa de muchos nos ofreció un set poco esperado. Si que es cierto que sus últimos conciertos han sido de ese estilo, pero el publico esperaba mas clásicos y mas electro house que tanto lo caracteriza, cosa que solo pudimos escuchar con “Keep On Rising”. Demasiado bass house para el público, algunos enloqueacian pero los verdaderos fans de Fedde no terminaban de estar convencidos de la propuesta musical que este estaba ofreciendo.

A continuación, el psy trance se apoderaría del “Burn Village” con Vini Vici, que en su primera vez en A Summer Story se encargó de hacer mover al público con temas tan representativos como “Chakra” o “Grat Spirit”. Sin duda uno de los sets que más disfrutamos aquella noche.

Lo cierto es que el viernes el “Burn Village” tenía un gran peso en cuanto a actuaciones y es por ello que también bailamos con Dim3nsion después del set de Vini Vici. El español sacó a relucir su mejor trance y gracias también a sus visuales consiguió crear una atmósfera de lo más mágica en la Ciudad del Rock, donde sonaron temas como el himno oficial del festival para esta edición, producido por él mismo.

Para finalizar la noche en el escenario principal teníamos el b2b de Joris Voorn y Kölsch, siendo una actuación exclusiva en festivales españoles. La pareja transmitía mucha felicidad y así nos lo hizo saber con sus temas escogidos. Ese mismo viernes Kölsch había estrenado su “HAL” con Tiga y Joris su esperado “District Seven” y nos los quisieron mostrar en ese bonito amanecer. Tampoco faltaron temas como “Ringo” o “Loreley” o el último remix de Tale Of Us a “Café del Mar”, además de sorprendernos con un edit de Joris Voorn al “With or Without You” de la banda británica U2 que emocionó a todos los allí presentes. La hora y media de este b2b se hizo muy corta ya que llevó la progresión perfecta y junto al amanecer hizo del set algo inolvidable y mágico.

A su misma vez en el Burn Stage, llegaba otro de los mas aclamados del cartel, Corey James, el cual tuvo muy poca acogida, ya que coincidía con el b2b y que eran las 6.30 de la mañana. Pero allí estaban los fieles, disfrutando de un increíble set del inglés. Trajo consigo muchas nuevas ids, entre ellas la que se espera dentro de poco junto a Thomas Gold por Size Records. Pudimos escuchar “Let Me See” o “Arlanda”, y una despedida muy emotiva, cerrando con “Eros”.

El sábado dimos comienzo a la noche con el gran Tom Staar. Sorprendentemente inició su set con los tambores de “Balada” de Federico Scavo al igual que Kryder, todo ello para dar entrada a una de sus IDs más esperadas. El británico empezó el set de manera explosiva poniendo temas como “Flight of the Buzzard” o “The Funkatron” para acabar el set sacando su lado más progresivo con temas como “Totem”, “Aphrodite”, “Come Together” o “Drift”, erizando la piel de un público entregado.

Mientras tanto en el escenario de Budweiser Town nos encontrábamos con Recondite, quien ofreció un set lleno de oscuridad y de contundencia donde nos pudo sorprender con varios temas de su último EP por Afterlife, haciendo que todos los allí presentes nos transportáramos a otro lugar, consiguiendo una sensación única.

Quien seguía a Recondite era Stephan Bodzin, uno de los más esperados de la noche que nos ofreció su fantástico live. Al ser un set en formato live la progresión de él fue increíble y ver como el alemán jugaba con sus propios temas fue espectacular. En su set pudimos escuchar su gran “Zulu”, su famoso remix al “Sleepless” de Pan Pot , su tan aclamado “Catamaran” o una de sus IDs más esperadas que puso patas arriba a toda la pista. Un set realmente hipnótico y espléndido que sin duda alguna lo volveríamos a repetir.

El siguiente que nos llenó la noche de techno fue el gran Maceo Plex, que llenó el escenario de una manera espectacular. Como nos tiene acostumbrados el estadounidense su set estuvo lleno de ids y temas a descubrir donde pudimos identificar su remix a “Blade Runner” de Vangelis.

Mientras tanto Axwell e Ingrosso llenaban el escenario, siendo uno de los actos que probablemente más lo llenó. Abriendo su set con “Dream Bigger”, los que llegamos un poco tarde no tuvimos oportunidad de avanzar más allá de la torre de sonido, con una aglomeración que dejaba mucho menos espacio para respirar de lo normal. Aun así pudimos disfrutar de la música de dos de los tres ex-Swedish House Mafia, quienes ofrecieron muchos de los temas del mencionado grupo además de sus clásicos propios y otras de sus adaptaciones de un set en el que su entregado público no dejaba de disfrutar. Especialmente la ultima media hora, en la que se escucharon clásicos como “Don’t You worry Child”, “Reload”, “Calling”. Previamente a eso tenemos que darle un set de 10, escuchamos algún que otro tema desconocido, pero nos hicieron quemar suela con sus “More Than You Know”, “On My Way” y un cierre que recordaremos mucho tiempo con el que ya es un himno “Sun Is Shining”.

Después de este set llegaría el rey del trance, el holandés Armin Van Buuren, con su actuación de dos horas. En estas dos horas desplegó por todo lo alto sus dotes para hacer al público bailar con un set al estilo ASOT, en el que sonaron muchos de los himnos de estos últimos tiempos a la vez que temas nuevos como “The Last Dancer” con Shapov o “BlahBlahBlah”. El holandés cerro su set con una versión en hardstyle de este mismo tema, lo que hizo enloquecer a todo el público del “Inside City”.

Sobre las 4:00 DJ Nano daba comienzo en el stage de Burn Village (Oro Viejo) a lo que iban a ser 4 horas de la historia de la música dance. Pudimos escuchar muchos clásicos donde no faltaron “Lover Why”, “Desenchantee” o “Let The Light Shine In”. Tampoco faltó el homenaje a Robert Miles donde Dj Nano le dedicó unas preciosas palabras mientras sonaba su famoso “Children” y todo el escenario alzaba sus brazos al cielo, un momento que no se nos quitará de nuestras mentes en mucho tiempo. Cabe destacar que a final de la noche el escenario de Oro Viejo seguía a rebosar de gente disfrutando mientras que los demás escenarios se iban despejando poco a poco.

Poco antes de las 6 de la mañana daba comienzo uno de los sets más esperados por los amantes del progressive house allí presentes, hablamos del set de CYA. Tras una intro que nos envolvió completamente, empezaron a sonar los primeros acordes de su remix a “Greece 2000”, para más tarde dar paso a su famoso “Mistakes”. A estos temas le siguieron un arsenal de IDs presumiblemente con el sello del dúo español entre la que destacamos por encima de las demás a “Regrets”. Tampoco faltaron los remixes a “Make Love” y “Last Call” de Highly Sedated así como su remix al “This Wild Darkness” de Moby. Un set plagado de emociones por uno de los mejores dúos de nuestro país.

Para terminar nos gustaría agradecer el trato recibido por parte del A Summer Story y citar varias cosas a mejorar para la próxima edición como las largas colas que había para esperar las lanzaderas al salir del festival sobre todo el sábado o la gran cantidad de piedras sueltas que había en la nueva superficie ampliada del recinto que se llegaban a clavar en las suelas resultando molestas o que estando ahí algún impresentable las usó para lanzarlas provocando un accidente desagradable. Por todo lo demás hemos sido testigos de un gran festival que va creciendo cada vez más a cada año que pasa y al que sin lugar a dudas volveremos para presenciar su quinto aniversario.